Despliega el menú
Deportes

"Practicando crossfit sufres y llevas el cuerpo al límite"

Una pareja zaragozana competirá en una prueba europea de crossfit que se celebra en Amberes.

La pareja ya ha participado en varios campeonatos internacionales
"Practicando crossfit sufres y llevas el cuerpo al límite"
H.A.

"Es un ejercicio de motivación", eso dice Olga López cuando define el crossfit. Esta vecina de Zaragoza se ha clasificado para competir en una prueba internacional que se celebrará en Amberes este próximo sábado.

Ella se inició en este deporte gracias a su pareja, Xabi López, que también ha sido seleccionado para disputar una competición que es considerada como una de las más importantes a nivel europeo: "Vamos con la idea de obtener un buen resultado, de mejorar nuestra clasificación previa. El crossfit en España está menos arraigado que en en el resto de Europa. Hay gente verdaderamente buena en estas pruebas", explica.

Para ser seleccionados en el 'Antwerp Throwdown' ambos tuvieron que ser valorados por un jurado especializado que después de analizar las grabaciones que enviaron, les otorgó un puesto clasificatorio: "Nuestra idea es mejorarlo. En los entrenamientos das el 100% de ti mismo, pero en las pruebas debes dar el 200%. A ver hasta dónde podemos llegar", dicen ambos ilusionados.

En el torneo de Amberes no habrá lugar para relajación pues nadie sabe qué ejercicios van a tener que hacer en los tres entrenamientos de clasificación para la final. Según los resultados obtenidos se van acumulando puntos, pero en este caso negativos ya que el que mejor puesto obtendrá será el que menos tenga. Los diez clasificados de esos entrenamientos serán los que pasen a la final.Un deporte adaptado

Olga López comenzó a practicar crossfit gracias a su pareja: "Yo hacía deporte en el gimnasio, pero Xabi me habló de esto y decidí apuntarme para probar y ver cómo era. Desde el primer día ya estaba enganchada", cuenta.

El caso de Xabi fue distinto, su hermano vive en Estados Unidos y es monitor de crossfit, en una visita le animó a probarlo: "Yo había hecho deporte toda mi vida, con 18 años llegué a ser subcampeón de España de natación en 50 metros libres pero esto es diferente. En el primer entrenamiento acabé vomitando a los 30 minutos. Llevas el cuerpo al límite", explica.

Pese a ello, Olga asegura que la adaptación y el afán de superación son las claves para disfrutar de este deporte: "Tú puedes moldear el entrenamiento a tu medida, pero debes tener ganas. Solo el calentamiento ya te deja muy cansado pero aunque tu mente te diga que no aguantas, lo haces y terminas la clase. Eso es una motivación, los demás también sufren y te animas con los compañeros", dice.Una vida dedicada al deporte

Esta afición al crossfit se convirtió en un modo de vida para Xabi, que desde hace unos meses ejerce como monitor en el club Camm de Puerto Venecia, especializado en este deporte: "Yo tengo la carrera de ingeniero técnico y trabajaba en Madrid, pero sabía que esto me encantaba y que quería dedicarme al crossfit. Vine a Zaragoza como monitor y es la mejor decisión que he tomado", cuenta.

Olga, por su parte, ejerce como fisioterapeuta, pero asegura que quiere seguir compitiendo en las próximas pruebas: "En enero queremos probar en Manchester donde se celebran los 'Ahtlete Games', una prueba donde va a competir incluso gente de Estados Unidos. Vamos poco a poco porque aún tenemos que mejorar, pero seguro que seguiremos dando el máximo en cada competición", sentencian.

Etiquetas