Despliega el menú
Deportes

Baja España Aragón

La Baja como motor deportivo y económico

Anchel Echegoyen, presidente de la Federación Aragonesa de Automovilismo, y Javier Grasa, organizador del Campeonato de España de Raid valoran el futuro incierto de la prueba.

Jean-Louis Schlesser durante una Baja España Aragón
Jean-Louis Schlesser durante la Baja España Aragón
HA

El anuncio del Ayuntamiento de Zaragoza de dejar de subvencionar la Baja España Aragón el pasado viernes sigue coleando en el automovilismo aragonés. A pesar de que el concejal de deportes, Roberto Fernández, prometió ayer el máximo apoyo a la prueba, los distintos responsables se toman con cautela el destino de la prueba y apoyan la continuidad de la prueba explicando los beneficios económicos y deportivos de la misma.

Los Monegros el lugar ideal

“Sin Monegros la prueba sería distinta. Descafeinada”, explica Anchel Echegoyen, presidente de la Federación Aragonesa de Automovilismo. Y es que la posibilidad de que la prueba cambiase de ubicación preocupa, y mucho. “No es fácil encontrar un terreno como el actual para competir”, prosigue.

Una prueba tan carismática como la Baja Aragón es un 'dulce' para cualquier comunidad autónoma. “En el momento que se supo que el Ayuntamiento no iba a financiar parte de la prueba, muchos organizadores del Campeonato de España propusieron acogerla en su comunidad autónoma al año siguiente”, explica Javier Grasa, aragonés y uno de los organizadores del las pruebas del Campeonato de España.

“Pocas pruebas tienen el tirón que tiene la Baja”, explica Grasa. Y es que según los expertos, “Aragón tiene todo el terreno necesario para hacer de la Baja el mejor raid del mundo”.

Al concluir la Baja el pasado domingo muchos fueron los pilotos que manifestaron su apoyo a la prueba y a que se celebre en Zaragoza “Solamente es necesario oír las voces de un mito como Peterhansel pidiendo el apoyo institucional para darse cuenta de la prueba tiene prestigio internacional”, explica.

Y es que el anuncio de la no subvención por parte del Ayuntamiento cayó como un jarro de agua fría al poco tiempo de comenzar la prueba. “Entendería un recorte de 120.000 a 80.000 o 70.000 porque corren malos tiempos, pero no que dejen la prueba como un solar”, se queja Grasa. “La solución para que la prueba se quedase en Zaragoza sería un contrato multianual que fuese subiendo la subvención progresivamente. Esto sería aceptado por cualquier organizador”, concluye.

Beneficios económicos de Aragón y Zaragoza

El adiós de la Baja sería un gran palo para Zaragoza que se lleva parte del 'pastel' económico de la prueba en plazas de hoteles y restaurantes”, afirma Echegoyen. El aporte económico de equipos, pilotos, logística y público de la prueba también destaca en la Baja. “Cuando cada equipo reposta combustible se pueden dejar más de 400 euros de media por vehículo en las gasolineras”, explica Grasa.

Tanto Echegoyen como Grasa defienden que no solamente en la parte económica beneficia a la capital del Ebro, si no también el ser nombrada en los medios de comunicación gracias al rugir de los motores. “Además de ser interesante a nivel deportivo y económico para Zaragoza, también lo es a nivel mediático. La Baja es una prueba reconocida mundialmente”, afirma el organizador.

La empresa organizadora es cautelosa

Los derechos para la Baja España 2013 ya están pagados por parte de la Federeción Española de Automovilismo. Este dinero adelantado es la 'señal' necesaria para que la prueba siga siendo parte del Campeonato del mundo de Raids. Sin embargo, la incertidumbre sigue sobrevolando la organización.

Por su parte, desde Octagón- co-organizadora de la prueba- se mantienen a la espera de nuevos acontecimientos. “Agradecemos las palabras de apoyo del concejal y estamos pendientes de lo que pueda suceder”, explican desde la entidad. “Queremos que la prueba continué en Aragón, pero valoramos otras posibilidades”, afirman desde la empresa catalana.

Los motores se detuvieron y se enfriaron el domingo a la espera de saber si el calor de los Monegros los volverán a encender el próximo año. 

Etiquetas