Comunicación

internet

Multa de 170 millones a Google por violar la privacidad de los niños en YouTube

Google y YouTube monitorearon, rastrearon y publicaron anuncios dirigidos a niños pequeños.

La aplicación solo está disponible para Android.
Multa de 170 millones a Google por violar la privacidad de los niños en YouTube.
Freepik

Google pagará una multa récord de 170 millones de dólares por las acusaciones de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y la fiscal general de Nueva York de que obtuvo grandes beneficios al recopilar ilegalmente información personal de niños sin el consentimiento de sus padres, informó la Fiscalía.

El acuerdo, anunciado este miércoles, requiere que Google y YouTube paguen 136 millones a la FTC y 34 millones al estado de Nueva York por violar la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet (COPPA, por sus siglas en inglés). Esta multa de 136 millones es la cantidad más grande que la FTC ha impuesto en este ámbito desde que el Congreso de EE.UU. promulgó la ley en 1998.

"YouTube promocionó su popularidad entre los niños a posibles clientes corporativos", dijo el presidente de la FTC, Joe Simons, quien votó a favor del acuerdo, quien agregó que recordó las reticencias de "la compañía a reconocer que partes de su plataforma estaban claramente dirigidas a los niños", por lo que "no hay excusa para las violaciones de la ley por parte de YouTube ".

La ley estadounidense requiere que los sitios dirigidos a niños divulguen prácticas de datos y obtengan el consentimiento de los padres para recopilar información sobre los menores de 13 años.

La administración alega que YouTube recopiló información personal de "espectadores de canales dirigidos a niños" sin el consentimiento de los padres utilizando 'cookies', que rastrean comportamiento del usuario en internet.

"Google y YouTube, a sabiendas e ilegalmente, monitorearon, rastrearon y publicaron anuncios dirigidos a niños pequeños solo para mantener los dólares publicitarios rodando", dijo la fiscal general de Nueva York, Letitia James, en un comunicado después del anuncio.

"Estas empresas ponen en riesgo a los niños y abusan de su poder, por eso estamos imponiendo reformas importantes a sus prácticas y haciéndoles pagar uno de los mayores asentamientos por un asunto de privacidad en la historia de los Estados Unidos", agregó

En una publicación este miércoles, YouTube dijo que está tomando medidas: "Desde sus primeros días, YouTube ha sido un sitio para personas mayores de 13 años, pero con un auge en el contenido familiar y el aumento de dispositivos compartidos, la probabilidad de que los niños vean sin supervisión ha aumentado". En cuatro meses, agregó YouTube, restringirá la recopilación de datos en vídeos dirigidos a niños para "tratar los datos de cualquier persona que vea el contenido infantil en YouTube como proveniente de un niño, independientemente de la edad del usuario".

YouTube dijo que dejará de publicar anuncios personalizados para niños y que también deshabilitará los comentarios y notificaciones en esos videos. YouTube recomendó a los padres usar su aplicación separada, YouTube Kids, para permitir que los niños menores de 13 años usen el canal por su cuenta.

Además de la sanción, el acuerdo requiere que Google y YouTube "desarrollen, implementen y mantengan un sistema que permita a los propietarios de canales identificar su contenido dirigido a niños en la plataforma de YouTube" para que YouTube pueda garantizar que cumple con la ley.

Google, acusado de dar datos personales de usuarios a anunciantes 

Google estaría utilizando páginas web ocultas para dar los datos personales de sus usuarios a los anunciantes, según una investigación llevada a cabo por el regulador irlandés de datos que supervisa el negocio de la empresa estadounidense, informa el diario "Financial Times" (FT).

Esta práctica rompe con la propia política de la empresa y con la regulación de datos personales de la Unión Europea por "explotar datos privados sin suficiente control ni preocuparse por la protección de los mismos", según la investigación.

La investigación se centra en comprobar si Google está utilizando datos de los usuarios como la salud y las tendencias políticas de estas personas para elegir qué anuncios aparecen a los internautas al navegar por la web. El jefe y responsable de políticas en el buscador Brave, Johnny Ryan, dijo, en declaraciones recogidas por el FT, que descubrió estas páginas ocultas cuando intentaba conocer cómo sus datos estaban siendo utilizados por Google.

Ryan encontró que Google le había etiquetado con un rastreador que entregaba sus datos a una tercera empresa que se había identificado en una página oculta. Esta página no mostraba ningún tipo de contenido más allá de la dirección que correspondía con la actividad en internet de Ryan.

De este modo, mediante el rastreador, otras empresas pueden utilizar el perfil creado de Ryan, con sus preferencias en la web, para mostrarle determinados tipos de anuncios. "Esto significa que Google crea una página que el usuario no ve, una página en blanco, sin contenido, pero que permite que terceras compañías espíen al usuario", explicó Ryan sobre una práctica que podría conseguir una ventaja competitiva a Google a la hora de colocar anuncios.

Etiquetas
Comentarios