Despliega el menú
Comunicación

Malena Alterio: "El hombre de mi vida es José Mota"

La actriz rueda ‘El hombre de tu vida’ (TVE), donde es la jefa de una agencia de contactos. "En la vida real soy de la vieja escuela: codo en la barra, caña en la mano y una miradita", asegura.

Malena Alterio rueda 'El hombre de tu vida'.
Malena Alterio rueda 'El hombre de tu vida'.
RTVE

Malena Alterio (Buenos Aires, 1974) es Gloria en la ficción, la propietaria de una agencia de contactos, en la que Hugo (José Mota) enamorará y desenamorará a las clientas en la serie ‘El hombre de tu vida’ (TVE), que se estrenará en enero. En la vida real, prefiere ligar a la vieja usanza. "Soy del Cromañón", dice.

- Es la bruja y la lianta de la serie.

- No sé si la bruja... Soy más bien el motor del negocio fraudulento, pero es para un buen fin: ayudar a Hugo (José Mota). Gloria no soporta verle sin trabajo y mal. No para de meterse en líos.

- Como enamorarlas y desenamorarlas.

- Eso es. Él no puede abarcar a todas, así que cobramos por las citas.

- ¿Es fácil manduquear a Hugo?

- Es un poco torpón y le tengo que ir adiestrando poco a poco.

- José Mota se hace pasar por el hombre perfecto de muchas mujeres. ¿Cómo es su prototipo?

- Es difícil etiquetar. A veces uno se marca uno, se da la vuelta y conoce a una persona que no tiene nada que ver. Más allá del físico, tiene que ser alguien divertido.

- Aunque usted ya tiene al hombre de su vida.

- ¡El hombre de mi vida es José Mota en este momento!

- Están muy de moda las plataformas para encontrar pareja. Si estuviese soltera, ¿se animaría?

- ¡Yo me estoy quedando en el Cromañón! No tengo Facebook ni Twitter. Soy de la vieja escuela: codo en la barra, caña en la mano y una miradita. No hay nada más infalible.

- Ha interpretado a mujeres buenas, pícaras y monjas. ¿Con cuál está más cómoda?

- Con personajes humanos, que tengan chicha. Independientemente de que sea buena, mala, prostituta o monja.

- Dice que prefiere los personajes secundarios. ¿Por qué?

- Los papeles secundarios te queman menos, estás un rato y eres la guinda del pastel. Dejas un buen sabor de boca. En los protagonistas estás más expuesto, pero también tienes más tiempo para investigar. Todo tiene sus pros y sus contras.

- Participó en la película de ‘Perdiendo el norte’. ¿Con qué lo pierde usted?

- No sé... (Se lo piensa un rato) ¡Con mi trabajo a veces! Ja, ja, ja. No. Lo que pasa es que soy muy cerebral. Lo miro todo, lo estudio, le doy una vuelta, otra... ¡Y dándole vueltas a las cosas sí que pierdo el norte!

- Lo de actriz le corre por la sangre, nunca mejor dicho.

- Lo de la sangre es relativo porque hay que currárselo también. Es cierto que te da un plus, porque creces en un entorno donde puedes observar la maquinaria, pero hay que trabajar.

- Para ser vasco y catalán hay que tener ‘Ocho apellidos’. ¿Y para ser actriz?

- No sé. En mi caso, me ayuda en la medida en que ellos (su padre y su hermano) me pueden entender mejor. Es cierto que tener un carné con apellidos causa buena imagen, pero el castin lo tengo que hacer igual y ganarme el trabajo. No por apellidarme Alterio me van a llamar.

- ¿Su padre ha sido su mejor maestro? ¿O en casa del Herrero cuchillo de palo?

- Ha sido maestro no porque me haya aleccionado, sino porque lo observaba. Es mi guía, mi oráculo. Si tengo cualquier duda lo llamo y me aconseja. Admiro mucho su trabajo y su manera de estar. Es un buen ejemplo.

- ¿Quería que su hermano y usted se convirtieran en actores?

- ¡No, no! Es un oficio inestable, en el que afecta el trabajo y la suerte. Esa inestabilidad puede ser dura y no cualquiera la aguanta. Y como mi padre lo ha vivido, cuando decidimos ser actores dijo: "¡Pues vaya!". Él hubiera preferido que fuésemos informáticos o médicos. ¡Aunque te digo una cosa: ahora la inestabilidad está en todas las profesiones por igual!

- Elsa Pataky aparcó su carrera al ser madre. ¿Haría lo mismo?

- En un período de tiempo no estaría disponible, pero solo dejaría de trabajar si pierdo la ilusión.

- Quedó finalista en los Goya y le entregó uno a su padre. Falta el suyo.

- Para mí los cabezones son seguir trabajando cada día. Si luego cae un Goya, bienvenido sea, pero me da igual.

- ¿Continúan llamándola por la calle Belén por ‘Aquí no hay quien viva’?

- Sí, sí, pero es normal, es una serie que tuvo mucho éxito y que se ha seguido emitiendo.

- En el fondo le sigue teniendo cariño a Belén.

- En el fondo y sin él. Fue mi primer papel importante y supuso una gran escuela. Estar en la tele todos los días es un buen gimnasio.

Etiquetas
Comentarios