Branded
Suscríbete
Pigmentos, secadores y yema de huevo para pintar como los frailes de la Edad Media

Pigmentos, secadores y yema de huevo para pintar como los frailes de la Edad Media

La nueva campaña de Ámbar potencia historias de esfuerzo, innovación y manufactura dentro y fuera de la comunidad.

Pigmentos empleados por los pintores oscenses Paco y Jorge Agustí.
Pigmentos empleados por los pintores oscenses Paco y Jorge Agustí.

Los pintores Paco y Jorge Agustí, padre e hijo, y su artesanal técnica del temple, protagonizan otra de las historias promocionales de la nueva campaña de Ambar, que pone el foco en valores como la tradición familiar, la creatividad y la manufactura independiente.

¿Qué ocurre cuando conviertes tu pasión en una forma de vida? ¿Cuando tienes un paisaje tan interiorizado que pintar un cuadro es casi tan instantáneo como sacar una fotografía?

Al pintor Paco Agustí Serrano, natural de Olot (Gerona), el llegar a Huesca y conocer a su esposa Carmen le cambió la vida. Gracias a su padre empezó a pintar y desde hace más de 30 años las carrascas, el Montearagón y otros reconocidos paisajes de Aragón ocupan buena parte de su obra.

Su pasión por el arte y el horizonte aragonés la comparte con su hijo, el pintor oscense Jorge Agustí Serrano. Cada uno con sus pinceles y herramientas trabajan con yema de huevo la técnica del temple, la misma que empleaban los frailes de la Edad Media para pintar los frescos.

“Una parte muy gratificante de nuestro trabajo es ver las sensaciones que provocas en el público. Es un momento mágico en el que sientes cómo la persona habla directamente con tu obra, que tu obra habla con ella. Es un sentimiento que no se paga con dinero y es muy bonito cobrar así”, afirma el pequeño de este tándem de artistas.

Al cabo de los años, habrán pintado cientos de cuadros que decoran las paredes de aficionados al arte de dentro y fuera de Aragón. La vida les sonrió en su día, cuando comenzaron a pintar y convirtieron su pasión en oficio y forma de vida; la tienda de ultramarinos familiar, en una pequeña galería. Al echar la vista atrás y detenerse después en el momento actual, reconocen que “es realmente difícil vivir del arte”. No obstante, se sienten afortunados de poder trabajar con una técnica “tan apasionante y bonita” como es el temple. “Una vez que te has adentrado en este mundo es como una droga dura. No lo puedes dejar tampoco. A mí nunca me ha faltado la ilusión de pintar otro y otro y otro, y así, he pintado cientos”, confiesa entusiasmado el pintor Paco Agustí.

Su historia de éxito, artesanía, tradición familiar y dedicación absoluta a un 'hobby' es otra de las protagonistas de la nueva campaña que lanza Ambar con el objetivo de mostrar a través de diferentes testimonios una forma única e inspiradora de hacer las cosas.

Etiquetas