Despliega el menú
Blog

Blog - Cuarta dimensión

por Carlos Bogdanich

cuarta dimensión

El virus de la desidia

Que los astros nos acompañen y que el sentido común impere.

Careta de muestra elaborada por las mujeres de La Portellada.
Careta de muestra elaborada por las mujeres de La Portellada.
Heraldo.es

No está ser en mi "agorero", mucho menos en estas circunstancias, pero creo importante señalar varios puntos que nos pueden hacer reflexionar. Abrumados estamos por las noticias que llegan, incluso algunas contradictorias y, para más "inri", la América Hispana vive la peor epidemia de dengue de su historia.

La psicosis en los supermercados y la desidia de gente inescrupulosa saltándose a la torera las recomendaciones, más que pánico, dan pena humana.

¿Que el Coronavirus es un arma bacteriológica?, más arma es el pánico y el descontrol en las acciones. Fijaros hasta dónde hemos llegado, ya hay zonas que están siendo contaminadas por la gente "sin alma" que tira las mascarillas usadas en lugares públicos, como si fuera un papel de nada. Culpamos a supuestos entes de poder mundiales, de que buscan reducir la población con este virus, y somos nosotros mismos los que alimentamos la destrucción...

Mantengamos la serenidad, el pánico no lleva a nada, esta prueba vital por la que estamos pasando, paradójicamente, está ayudando a tomar conciencia de muchas cosas que teníamos olvidadas o menospreciadas. Fijaros un dato, la contaminación atmosférica se ha reducido, producto de un uso más razonable del ambiente. También se nos dice que no paguemos con billetes, por que estarían contaminados, que lo hagamos con tarjeta, como si esta fuese impoluta, ya que muchas, además de gérmenes, llevan trazas de "un polvo blanco".

Y un consejo para los portadores de mascarillas "protectoras", si las vais a usar hacerlo correctamente, las personas sanas deben poner la parte azul hacia adentro y aquellos que estén contaminados y no deseen expandir el virus, la parte azul hacia afuera.

Que los astros nos acompañen y que el sentido común impere.

Felices pesadillas.

Etiquetas
Comentarios