Despliega el menú
Aragón

después de 225 años

Zaragoza dejará de abastecerse desde el Canal Imperial el próximo jueves

El suministro íntegro desde Yesa seguirá siendo provisional, pero si falla ya se pueden utilizar las reservas de La Loteta. La mejora costará 1,1 millones y se puede pagar subiendo un 2% el recibo del agua. Cada familia ahorrará unos 400 euros/año en botellas y averías.

Zaragoza dejará de abastecerse desde el Canal Imperial el próximo jueves
Zaragoza dejará de abastecerse desde el Canal Imperial el próximo jueves

El próximo jueves, 1 de julio, Zaragoza dejará de beber del Canal Imperial después de 225 años. Ese día la empresa estatal Acuaebro comenzará a suministrar a la capital aragonesa 2.000 litros por segundo de agua de calidad llegada desde el embalse de Yesa, cantidad que resulta suficiente para atender todas las necesidades de la ciudad y que por tanto permitirá prescindir del abastecimiento actual -que en realidad procede del Ebro-.

Tal y como sucedía hasta ahora, el nuevo suministro desde el Pirineo seguirá siendo provisional y no se convertirá en definitivo hasta que entre en servicio el recrecimiento de Yesa -como pronto en el año 2016-. No obstante, si la falta de excedentes del sistema de riegos de Bardenas obliga a interrumpir ese abastecimiento, Zaragoza cuenta ya con una segunda alternativa: el embalse de La Loteta. El pantano construido en las inmediaciones de Gallur se encuentra en pleno proceso de puesta en carga, pero almacena unos 60 hectómetros cúbicos (hm3) de agua de calidad intermedia -peor que la de Yesa, pero bastante mejor que la actual-.

Por tanto, los caudales del Canal Imperial quedarán como tercera fuente de suministro. El acuerdo alcanzado recientemente entre el Consistorio zaragozano, la CHE y los regantes de esa infraestructura bicentenaria establece que la ciudad pagará al Canal Imperial un canon por reservarse 60 hm3 anuales de agua que solo se utilizarán si fallan los otros dos abastecimientos por averías, fuertes sequías, vertidos... Además, el Ayuntamiento recuerda que esos caudales de peor calidad y más baratos que los de Yesa sí pueden utilizarse para la industria, lo que refuerza el atractivo empresarial del área metropolitana.

El agua del Canal llegó a Zaragoza en octubre de 1784, y desde entonces ha dado de beber a la ciudad de forma ininterrumpida. No obstante, hace justo un año esos caudales empezaron a mezclarse al 50% con los del Pirineo, lo que ya supuso una importante mejora Ahora el suministro de la capital aragonesa experimentará otro salto de calidad, ya que el agua de Yesa tiene hasta un 75% menos de sales y de materia orgánica que la del Ebro.

Tardará en notarse unos días

Aunque el abastecimiento íntegro con agua de calidad comenzará oficialmente el 1 de julio, esa nueva mejora tardará en notarse tres o cuatro días, ya que en los depósitos y en la red caben muchos cientos de miles de litros de agua. De hecho, los nuevos parámetros de calidad no serán definitivos hasta que hayan pasado varias semanas por la acumulación de cal en las tuberías.

En cuanto al coste que tendrá el nuevo suministro, los técnicos municipales explican que el precio total del agua de boca -incluida la reserva del Canal- pasará de l,8 millones en 2008 a 3,4 este año y 4,5 el que viene. No obstante, como en 2009 ya se ha subido el recibo, el consejero saliente de Infraestructuras aseguró ayer que esos 2,7 millones de diferencia se podrán terminar de cubrir con otro incremento del 2% en 2011.

"Con esa subida del 2% se cubriría lo que se encarece el agua, pero hay que tener en cuenta que ahora mismo hay un diferencial del 20% entre lo que cuesta el servicio y lo que el ciudadano paga de verdad -destacó Jerónimo Blasco-. Antes o después habrá que acercarse a la recuperación de costes, pero eso es una decisión política que tendrá que tomarse en el pleno".

Blasco recordó además que, cuando Yesa esté recrecido y la garantía de suministro sea absoluta, el recibo del agua tendrá que incorporar los costes de amortización de todas las obras hidráulicas ejecutadas para hacer realidad el nuevo abastecimiento.

"Todos salen ganando"

El Ayuntamiento de Zaragoza, la CHE y el Canal Imperial festejaron ayer el abastecimiento íntegro desde Yesa. El presidente de la Confederación, Rafael Romeo, lo calificó de "hito importante" para la ciudad, y el alcalde, Juan Alberto Belloch, subrayó que con el acuerdo alcanzado "todos salen ganando, pero sobre todos los ciudadanos". En este sentido, Belloch sostuvo que con el suministro del Pirineo cada familia zaragozana se ahorrará unos 400 euros anuales en agua mineral y averías de electrodomésticos.

Etiquetas