Zaragoza
Suscríbete

El brote de gastroenteritis en Tarazona llegó a causar 50 casos por día 

La primera medida fue prohibir el consumo de agua de boca, el 10 de septiembre, para evitar que el protozoo siguiera afectando a la población. Desde este jueves ya se puede volver a beber agua del grifo. 

El colegio público Moncayo de Tarazona con un depósito de agua potable en el patio
El colegio público Moncayo de Tarazona con un depósito de agua potable en el patio, en una imagen del pasado viernes, 27 de octubre
Toni Galán

El brote de gastroenteritis aguda que provocó el protozoo  Crytosporidium en Tarazona llegó a afectar a medio millar de personas, hasta ser considerado el más grave causado en España por un parásito. 

Los síntomas de esta infección intestinal son dolor abdominal y diarrea, y  se adquiere mediante el consumo de agua o alimentos contaminados o al tener contacto con personas o animales infectados. Por este motivo, la primera medida, tomada el 10 de septiembre, fue prohibir el consumo de agua de boca para evitar que el protozoo siguiera afectando a la población.  Este jueves, 2 de noviembre, el Gobierno de Aragón ha autorizado de nuevo el consumo de agua de boca de la red de abastecimiento público de Tarazona y de Torrellas, mientras que en Los Fayos y Novallas, aunque están libres de la presencia del protozoo, todavía no se ha autorizado su consumo. 

Según el Boletín Epidemiológico de Aragón, el pico máximo de casos de gastroenteritis aguda detectados se produjo los días 11 a 14 de septiembre, con más de 50 por día. A partir de ese día no se registraron en atención primaria más de 25 episodios al día en Tarazona. Hasta el 27 de septiembre se habían registrado 480 casos, según la misma fuente oficial.    

El foco que provocó este brote todavía se desconoce, por lo que, para evitar riesgos, las autoridades sanitarias prevén poner en funcionamiento equipos ultravioleta que aseguren prácticamente al 100% la potabilidad del agua. Hasta entonces,  recomiendan que las personas más vulnerables, como niños pequeños y enfermos, no tomen agua del grifo. 

Según expertos como Joaquín Quílez, catedrático de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza que lleva tres décadas analizando este tipo de microorganismos, la contaminación del río Queiles por el Cryptosporidium se ha convertido en el caso más grave de los documentados en Europa en los últimos años.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión