El Ayuntamiento paraliza la colocación de un cerramiento en el quiosco de la plaza de Los Sitios

Las obras carecen del permiso de la Comisión Provincial de Patrimonio y deberán revertirse hoy mismo.

Estructura instalada en la terraza del quiosco de la plaza de Los Sitios
Estructura instalada en la terraza del quiosco de la plaza de Los Sitios
Heraldo

El Ayuntamiento de Zaragoza paralizó ayer la colocación de un cerramiento en el quiosco de la plaza de Los Sitios, un elemento no contemplado en la licencia municipal. Las obras carecían además del preceptivo permiso de la Comisión Provincial de Patrimonio, ya que, al tratarse de un entorno declarado como Bien de Interés Cultural (BIC), cualquier actuación debe ser autorizada antes por este organismo.

Los trabajos se cancelaron a las pocas horas de empezar. Fue la Policía Local, según explicaron los propios empleados del establecimiento –en manos del grupo hostelero aragonés Verbena Social Bars–, la que se personó en la céntrica plaza para transmitir la orden, que obligaba a suspender las obras con carácter inmediato y a desmontar los elementos ya instalados en un plazo máximo de 24 horas.

La empresa tiene permiso para colocar mesas, sillas y sombrillas en el andador peatonal que discurre hasta la fuente; elementos efímeros que pueden montarse y desmontarse en el día sin ocasionar mayores molestias, pero no una estructura permanente, de ahí la decisión del Consistorio. Al parecer, la idea era colocar una terraza cubierta con postes, pedestales y un toldo que permitiera combatir el cierzo y las altas temperaturas, un diseño que no aparece en el proyecto original, que sí recibió el visto bueno de la Comisión Provincial, dependiente del Gobierno de Aragón.

La estructura, construida a medias, todavía era visible ayer por la tarde entre sacos y carteles en los que podía leerse ‘Cerramiento provisional, respeta esta zona’, mientras los clientes, ajenos a la polémica, disfrutaban de sus consumiciones.

Las consecuencias

El adjudicatario tiene hasta primera hora de esta tarde para retirar todos estos elementos, ya que, de lo contrario, se expone a una multa que podría ir de los 6.000 a los 60.000 euros. Según apuntaron fuentes municipales, en caso de incumplimiento, el Consistorio actuaría de forma subsidiaria. Es decir, acometería las obras y, posteriormente, se las cobraría al grupo hostelero, que ayer declinó hacer declaraciones.

Al margen del aspecto normativo, los trabajos habían despertado críticas entre los vecinos de la zona, como ya ocurrió con el propio diseño del quiosco. De ello eran conscientes los trabajadores del establecimiento. Pero aún así, la empresa había decidido seguir adelante con las obras.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión