Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

Detenido un presunto agresor sexual que abandonó en los pinares de Venecia a una joven que ejerce la prostitución

Los dos se conocían y discutieron por un incidente previo

Imagen de archivo de un coche de Policía Nacional
Imagen de archivo de un coche de Policía Nacional
EP

La Policía detuvo el pasado jueves a un hombre de 28 años como presunto agresor sexual de una mujer de su misma edad que ejerce la prostitución y a la que abandonó en un descampado en los pinares de Venecia en Zaragoza. Los hechos se produjeron en la tarde del 17 de noviembre y tienen su origen en una discusión previa por un incidente ocurrido días antes entre ambos.

Al parecer, Santiago F. D. contactó en una ocasión con la joven a través de una web, se vieron e intercambiaron sexo por dinero sin que hubiera ningún problema. Santiago F. D. la llamó una segunda vez para quedar, pero ella lo engañó, ya que le pidió 50 euros para hacer unas compras con la promesa de que regresaría después para ir al mismo descampado de la vez anterior y ya no regresó.

En una tercera ocasión, fue él quien la engañó al hacerle desplazarse hasta un lugar concreto donde supuestamente se iban a ver y que ella cuando llegó comprobó que la dirección no existía. La joven pensó que con esa treta habían quedado en paz y el jueves recibió una nueva llamada de Santiago F. D. para quedar y hacer un servicio por 80 euros. Él recogió con su coche a la mujer y se trasladaron hasta el camino del Tiro de la Bola, en los pinares de Venecia, y aparcó en un descampado. Según declaró después la denunciante, como no se fiaba le pidió que le mostrara el dinero para ver si lo tenía, a lo que él le respondió que no, que como le había engañado una vez en esta ocasión se lo tenía que hacer "gratis".

El hombre se había bajado del coche y ella estaba en el asiento del copiloto y, según denunció la joven, se puso muy agresivo, y se dirigió hacia ella, le rompió la camiseta, le agarró los pechos y empezó a manoseárselos. La joven se defendió y él la agarró por el cuello y le arrancó la cadena que llevaba. Después, la soltó, cogió su mochila y el móvil, los tiró fuera del coche y le dijo que se bajara. Ella, que se llegó a orinar encima del miedo que pasó, se puso a llorar y le dijo que no podía dejarla allí porque no sabía cómo volver a la ciudad. Aparentemente él cedió a su petición, pero cuando la mujer se bajó para recoger sus efectos personales, pisó a fondo el acelerador y se marchó.

La joven se puso a caminar hasta que vio a un viandante al que pidió que llamara a la Policía porque la habían agredido sexualmente. Otro ciudadano que paseaba a su perro encontró después su móvil tirado en el suelo. Los agentes la trasladaron a la comisaría y, poco después, localizaron y detuvieron al presunto agresor. Al principio negó todo, incluso haber estado con ella, pero en su coche había restos de la ropa de la víctima. Ante la juez, asistido por el abogado Marco Antonio Navarro, alegó que simplemente habían discutido y quedó en libertad con una orden de alejamiento de la mujer.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión