Zaragoza
Suscríbete por 1€

El primer paso para dar el servicio de aguas a Marivella en Calatayud llegará tras casi 24 años de espera

El pleno aprueba la instalación de un depósito de 720 metros cúbicos para facilitar el abastecimiento cuyas obras se prevé que empiecen en enero. Es el primer paso del proyecto de urbanización de esta zona de la ciudad, valorado en más de 11 millones de euros y pendiente desde el Plan General de 1999.

El Plan General de la ciudad contempla la urbanización de Marivella desde 1999
El Plan General de la ciudad contempla la urbanización de Marivella desde 1999
JMACIPE

La llegada de los servicios básicos de abastecimiento de agua potable a la zona de Marivella de Calatayud pasarán del papel a la realidad previsiblemente en enero. Será con el inicio de la instalación de un depósito de 720 metros cúbicos de capacidad que se situará cerca de la entrada desde la autovía A2 y que se valora en 461.259 euros para 117 viviendas y cuatro empresas. Esta intervención se ha aprobado este lunes, en sesión extraordinaria, por el pleno del Ayuntamiento, con los votos a favor de PP, Cs y Vox y la abstención del PSOE.

Esto solo es el primer paso de las tres fases del proyecto de urbanización de este entorno, incluido en la adjudicación que consiguió Aquara en 2021, y que contempla, a posteriori, la canalización para llevar el agua y más adelante la red de saneamiento, proyectos que se presentarán en las próximas semanas. Este primer bloque de intervenciones, de un global de las tres fases de 11 millones y que incluye el alumbrado y viales, cuenta con un presupuesto de 4,2 millones de euros, de los que un 75% de los fondos los aportará el Consistorio.

Por su parte, el 25% restante tendrá que ser asumido por aquellos vecinos que tengan propiedades en suelo urbano. Aunque todavía está por definir la fórmula definitiva, la previsión es que sea en un plazo de 20 años y que se cargue dentro del recibo del agua. Según el alcalde, José Manuel Aranda, se trata de "dar solución a un problema existente y cronificado" y que cuyo proceso para afrontarlo, ha apuntado, comenzó con la elaboración de un anteproyecto en 2015.

Sin embargo, Víctor Ruiz ha puntualizado que "el PSOE está a favor de que se arregle esta situación, pero no del sistema elegido, la falta de transparencia y la ilegalidad flagrante que saldrá a relucir". Se refiere así el portavoz socialista a que si bien el anteproyecto está dentro del pliego de la actual contrata de aguas que gestiona Aquara, el Plan General de Ordenación Urbana de 1999 contempla que la urbanización del entorno "deberá sufragarse por los propietarios afectados".

Hace ya casi 24 años, el PGOU bilbilitano ya calificaba a esta zona de unos 624.000 metros cuadrados como suelo urbano, con las obligaciones y servicios que eso implica. Y ya entonces exponía la necesidad de que se diera trámite a un proyecto de urbanización para establecer las infraestructuras básicas exigidas por ley.

En el anteproyecto, redactado hace siete años, se hace constar "la situación irregular en la que se encuentran las parcelas de suelo urbano, la problemática de abastecimiento y saneamiento, y los requerimientos de cumplimiento de la legislación" y que esta herramienta busca "cumplir con las exigencias de la legislación".

En la misma sesión, con la abstención de VOX y el no del PSOE, salió adelante abonar 12.100 euros hasta 2042 a la concesionaria de las aguas por la entrada en servicio de la planta de osmosis de Huérmeda. José Hueso (Cs) ha recordado que estaba estipulado en las clausulas de la actual adjudicación y que la concesionaria discrepaba de la cifra. Ruiz, por su parte, ha mostrado sus reparos porque "no consta de forma fehaciente la fecha cuando se puso en marcha".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión