Zaragoza
Suscríbete por 1€

entrevista

Jorge Ordás: "En los cruces no deberían convivir el ámbar y el verde para peatones"

El subdirector de Gestión de la Movilidad de la DGT insta a las ciudades a revisar la regulación de los giros más conflictivos pero descarta prohibirlos tras los últimos atropellos.

Jorge Ordás, subdirector de Movilidad de la DGT, en la sede central del organismo en Madrid.
Jorge Ordás, subdirector de Movilidad de la DGT, en la sede central del organismo en Madrid.
Heraldo.es

José Ordás, subdirector de Gestión de la Movilidad de la Dirección General de Tráfico,  insta a las ciudades a revisar la regulación de los giros más conflictivos, pero descarta prohibirlos tras los últimos atropellos.

Zaragoza ha registrado 8 atropellos mortales este año. ¿Los vulnerables siguen siendo la asignatura pendiente?

Tradicionalmente así ha sido. La media en ciudad rondaba las 500 muertes, el 80% vulnerables. Desde que implantamos la velocidad a 30 km/h se ha conseguido que muchos atropellos ya no sean mortales. Ahora en vez de 500 son 400, se ve la eficiencia de la medida. Pero no puede ir sola, tiene que ir acompañada de buena señalización, infraestructuras concretas... La DGT publicó un manual con pequeñas acciones en este sentido para reducir la siniestralidad.

El Ayuntamiento ha pedido a Tráfico que imponga el casco a los patinetes o lo hará por su cuenta. ¿Verá la luz por fin la nueva regulación?

Los tiempos legislativos no son rápidos con carácter general. La DGT ha trabajado en un Real Decreto llamado reglamento de vulnerables que se centra en peatones, ciclistas y usuarios de vehículos de movilidad personal (vmp). Exigirá alguna cuestión como llevar chaleco reflectante. Pero mientras tanto, un ayuntamiento con un problema concreto puede atajarlo mediante ordenanza. Zaragoza tiene potestad para exigir el casco o el chaleco y sus policías podrían controlarlo.

¿La DGT es partidaria de imponerlo?

Somos la DGT y nuestra misión es evitar que haya muertos en carretera. Siempre vamos a estar a favor del casco. Lo hemos recomendado y es una postura inteligente exigirlo.

La futura normativa también tiene que aclarar la edad mínima, las vías por las que pueden circular, el uso de matrícula...

La edad merece una reflexión más amplia para homogeneizar ciertos tipos de vehículos, por eso no es seguro que se aborde en el reglamento. En cuanto a las vías, lo que hemos podido hacer ya lo hemos hecho. Prohibimos los vmp en vías interubanas, y en urbanas pueden ir en carril bici y en plataforma única. Dejar que transiten por la carretera compete a cada ayuntamiento en función de su política de movilidad y de su casuística. Hay localidades que permiten circular por ciclocarril y otras que no.

En la presentación de la nueva Estrategia de Seguridad Vial 2030 se anunció el seguro obligatorio para patinetes antes de fin de año. ¿Llegará?

Se está trabajando en ello. Lo que está claro es que será vinculado a la persona, no al vehículo. Se están teniendo conversaciones para que salga adelante, es una medida positiva. Hemos hablado con Justicia, con la Dirección General del Seguro, con diferentes ministerios y con las propias aseguradoras para ver su visión. Porque quien quiera asegurarse ya tiene opciones para hacerlo. En cualquier caso, estamos viendo la forma más eficiente para implementarlo.

En ocasiones se criminaliza a los usuarios de vehículos de movilidad personal  cuando también son vulnerables. ¿Falta concienciación por parte del resto de conductores?

La vida depende del cristal del que lo miras. Un vmp es parecido a un ciclomotor y a una bici, y por tanto es vulnerable. Pero también es cierto que si no respeta la legislación y circula por las aceras se convierte en quien genera el accidente y el vulnerable es el peatón. Juega los dos papeles.

Los últimos atropellos han abierto el debate de los giros en ámbar para el coche y en verde para el peatón. ¿Qué opina la DGT?

No deberían convivir en un mismo cruce un estado ámbar para vehículos y un semáforo en verde para peatón. Es verdad que en muchas ciudades y países de Europa se da, pero conviene revisarlo, y más en zonas con visibilidad minorada porque aunque la mayoría de los conductores respetan las normas, en un momento dado un vehículo podría acelerar y causar un atropello.

¿Entonces lo van a prohibir?

No nos lo planteamos porque el ámbar es necesario para la gestión del tráfico en la ciudad, y deben ser los ayuntamientos los que analicen cada caso. Pero en los últimos años hemos sido conscientes de que en intersecciones con giro a la derecha, el vehículo puede perder la visibilidad sobre el peatón. Si en ese momento el vehículo percibe una señal ámbar intermitente y el peatón una verde, ahí se puede producir uno de esos atropellos, que en 2019 dieron lugar a 47 muertes, una cifra alarmante. 

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión