Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

La FABZ pide una revisión de la calidad del alumbrado público y un inventario por barrios

El Ayuntamiento acaba de anunciar un plan de renovación de luminarias y la Federación propone que se aproveche esta intervención no solo en función del ahorro.

Iluminación en la calle Pignatelli de Zaragoza.
Iluminación en la calle Pignatelli de Zaragoza.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Llega el otoño, los días son más cortos y la oscuridad cae antes sobre Zaragoza. Es en esta época del año cuando salen a la luz los problemas que las asociaciones vecinales de la ciudad detectan en cuanto al alumbrado público. Algunas zonas lo sufren más que otras pero en todos los barrios sigue habiendo puntos negros o aspectos a mejorar. Por una parte, está el coste energético, un problema que se va a mitigar con el plan especial de renovación de alumbrado, cuya primera fase se acaba de lanzar. Con esta acción, impulsada desde el área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Zaragoza, se van a sustituir 573 luminarias para instalar en ellas la tecnología led y reducir así el consumo hasta en un 78%.

Aprovechando esta actuación, la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza (FABZ) propone que se revise también la calidad de la iluminación en toda la ciudad. “Sería conveniente hacer un inventario con los lux que emite cada punto de luz, si son adecuados a la normativa y, en general, darle una vuelta a todo el alumbrado”, resume Manuel Arnal, presidente de la FABZ. Con esta propuesta, la entidad pretende solucionar problemas detectados, como la falta de iluminación en algunos pasos de peatones sin semáforo o que la frondosidad de los árboles hace sombra sobre las aceras. “Pasa sobre todo en la zona del instituto, en la Cuarta Avenida o en el entorno de Villa de Pau”, ejemplifica Arnal sobre este último problema en el barrio de La Paz, del que es vecino.

Los árboles tapan la luz de las farolas en una calle del barrio de Jesús de Zaragoza.
Los árboles tapan la luz de las farolas en una calle del barrio de Jesús de Zaragoza.
Heraldo

Otro de los sectores de Zaragoza donde esto último se sufre especialmente es el barrio Jesús. “En la avenida Puente del Pilar y su entorno, como la calle de Arnal Cavero, o en el paseo Longares hay muchas zonas de sombra. La solución no es cambiar la luminaria a led, sino realizar una gran poda, ya que son todo árboles plataneros de gran porte. También se podrían sustituir las farolas por otras que tengan un brazo con una luminaria por debajo de las copas”, propone Raúl Gascón, presidente de la AV Barrio Jesús.

Lo mismo sucede en el cercano barrio del Arrabal, con especial relevancia en el entorno del parque Tío Jorge y en calles como Palencia, García Arista, Valle de Zuriza o Ruiz Castillo, cuyas farolas no tienen ese segundo báculo más bajo que evitaría la sombra de los árboles. En Las Delicias, desde la AV Manuel Viola señalan un punto especialmente conflictivo por este motivo. “En Vía Univérsitas, a la altura del edificio del Salud, hay iluminación buena para los coches pero en la acera no se ve porque los árboles son ya grandes y hacen sombra. Mucha gente que pasa por ahí va justo por la otra acera”, señala el presidente, José Luis Zúñiga.

En el barrio de Las Fuentes, a este conflicto de la luz con los árboles se suman otras incidencias, como el horario de encendido y apagado. “Hay mañanas en las que cuando se apagan las farolas todavía es de noche cerrada, o tardes en las que ya ha oscurecido del todo cuando se encienden. Además, ese horario no es común para toda la ciudad y hay zonas del centro en las que las horas de alumbrado son más que las nuestras”, asegura José Ramón González, presidente de la AV Las Fuentes. De su sector también destaca que el diseño y colocación de las luminarias con las últimas reformas no han sido del todo acertados. “Las farolas están orientadas para alumbrar la calzada y no las aceras”. En cualquier caso, puntualiza que no son problemas con una incidencia importante en cuanto a la seguridad ciudadana, pero sí en los riesgos de tropiezos y caídas de los peatones.

Farolas muy antiguas en Valdefierro

En Valdefierro, desde la AV Las Estrellas denuncian la antigüedad de las farolas de toda la zona del Alto Carabinas. “Dan una luz amarilla muy mala y miden más de cuatro metros de altura, por lo que al suelo no llega mucha”, señala Jesús Picazo. También habla de los frecuentes cortes de luz en la calle Marte, Cruz del Sur o Piscis. Están en el entorno de la recién renovada Osa Mayor, cuya iluminación ya es la adecuada. “De las adyacentes, Heraldo de Aragón, Hortensia, Osa Menor o la calle Vega serían vías prioritarias para mejorar porque es por donde más gente pasa”, añade. En el vecino barrio de Oliver se muestran conformes con el estado del alumbrado, sobre todo tras la renovación de toda la calle Antonio Leyva, arteria principal, así como los cambios de luminarias en la zona de la Camisera.

La primera fase del nuevo plan especial de renovación del alumbrado público supone una inversión de 535.466 euros para, no solo mejorar la iluminación de las calles, sino también hacerlo con eficiencia energética. En esta primera actuación, se va a renovar parte del alumbrado del paseo Independencia, de la avenida Pablo Ruiz Picasso (Actur), de la calle Mariano Baselga y su entorno en El Rabal, así como de la calle José Pellicer y su entorno en San José. En total, se sustituirán 573 luminarias para instalar tecnología led, lo que permitirá ahorros de hasta el 78% en el consumo energético de algunas de estas zonas. Además, a lo largo de su vida útil evitarán la emisión a la atmósfera del equivalente al CO2 que absorben 8.096 árboles en un año. Por otro lado, el nuevo alumbrado de la zona de Pignatelli comenzará a instalarse este mes de noviembre, empezando por las calles Pignatelli, Agustina de Aragón y Cerezo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión