Zaragoza
Suscríbete por 1€

¿Demasiado polen en Zaragoza? Así puedes evitar que entre en casa

Los árboles del género Populus diseminan sus semillas al mismo tiempo que las gramíneas liberan su polen, en mayo y junio.
Diferencias entre los síntomas de la alergia al polen, un resfriado o covid

El polen es un agente invasor para los pacientes alérgicos.
El polen es un agente invasor para los pacientes alérgicos.
Pixabay

A primera vista resulta curioso advertir cómo una nube de pequeños algodones blancos cubre las calles cuando llega la primavera. Comienza el buen tiempo, las vacaciones están a la vuelta de la esquina y los días alargan las horas de luz. Situación idílica solo para quienes no tienen alergia a cualquiera de las plantas que a partir de marzo comienzan a liberar su polen, que no es precisamente el encargado de crear ese manto blanco que también llega a colarse en las viviendas.

"Lo que acostumbramos a ver en esta época del año, esas pelusillas que están en el ambiente, son semillas de chopo y álamo que polinizaron en febrero. Ni es polen ni los alérgicos deben sentir los molestos síntomas en mayor medida o con más intensidad", apunta Alicia de Toro, responsable de la Estación de Aerobiología del Colegio de Farmaceúticos de Zaragoza

"Este año, además, no está siendo especialmente importante el volumen de semillas que se acumulan, sobre todo, en las zonas más próximas a las riberas del Ebro, si lo comparamos, por ejemplo con el año 2020, cuando sí fue mayor. Además, estamos dentro del periodo en el que es habitual que ver esos mantos blancos que quizá pueden llegar a ser molestos si arrastran el polen de las plantas que ahora están en proceso de polinización como son las gramíneas y el olivo", explica Del Toro.

A pesar de que la cantidad de bolisas blancas en el ambiente no es excesiva este mes de mayo es inevitable que estas se cuelen en cualquier edificio, teniendo en cuenta que las temperaturas invitan a abrir las ventanas para refrescar el ambiente. ¿Qué se puede hacer entonces? 

  • Cerrar las puertas y ventanas la mayor parte del tiempo posible o abrirlas por la noche, cuando la concentración de polen en el aire es menor. 
  • Las chaquetas, pantalones o zapatos están en contacto directo con el polen, así que la recomendación es sacudir estas prendas en una terraza o balcón al llegar a casa.
  • Limpieza de la vivienda. Pasar la aspiradora y limpiar el polvo de forma más habitual incluso varias veces al día si fuera necesario. Para los muebles, mejor pasar un paño húmedo y de arriba a abajo, con el fin de evitar que las semillas se diseminen por el aire.
  • Felpudos dobles. Es recomendable poner dos felpudos, uno dentro y otro fuera de la puerta de entrada. El exterior recogerá la primera capa de polen, mientras que el interior hará lo propio con los restos que no hayan sido recogidos anteriormente.

Y para que los alérgicos lleven mejor los molestos síntomas, Alicia de Toro aconseja el uso de la mascarilla en el exterior. "Siempre se ha recomendado que la llevaran, pero antes no estaba bien visto. Ahora es el mejor momento para no dejar de usarla, puesto que previene el contacto directo con el polen que pueda quedar suspendido en el aire", concluye la responsable de la Estación de Aerobiología del Colegio de Farmaceúticos de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión