Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

Un instituto de Zaragoza expulsa a un menor tras una denuncia por abusos sexuales a otra alumna

La Policía Nacional investiga los hechos, ocurridos el lunes 9 de mayo en un baño mixto del centro escolar y que salieron a la luz cuando la víctima rompió a llorar en clase.

Imagen de archivo de la Jefatura Superior de Policía en Aragón.
Imagen de archivo de la Jefatura Superior de Policía en Aragón.
José Miguel Marco

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional ha abierto una investigación para aclarar los presuntos abusos sexuales sufridos el pasado lunes por una chica de 15 años en un instituto de educación secundaria de Zaragoza. Al margen del resultado de las pesquisas y sus posibles consecuencias penales, la dirección del centro ha dado ya curso a un «procedimiento corrector» que se ha traducido en la expulsión temporal del supuesto autor de los abusos, un alumno de 16 años.

Según la denuncia interpuesta por la familia de la menor, el chaval «engañó» a esta para que acudiera a un baño mixto del instituto. Al parecer, le dijo que quería comentarle algo sobre su hermano, cuando en realidad, presuntamente, quería abusar de ella. Porque la víctima asegura que, una vez dentro y asegurándose de que estaban solos, la agarró con fuerza y empezó a manosearla por todo el cuerpo. Según esta, en un momento dado el joven se bajó la cremallera del pantalón para obligarla a tocarle los genitales.

La denunciante ofreció resistencia, pero, supuestamente, el alumno la empujó con fuerza y terminaron dentro de uno de los habitáculos individuales. Y allí fue donde los encontró una profesora de la chica, que extrañada porque tardaba mucho en volver a clase fue a buscarla a los servicios. La chica estaba en ‘shock’ y no fue capaz de contarle en ese momento lo que había pasado. Sin embargo, pasados unos minutos y ya en su aula, la víctima de los presuntos abusos rompió a llorar y terminó informando a la docente de lo sucedido.

Según los padres de la menor, fue sobre las 14.30 del lunes cuando la profesora les llamó por teléfono para pedirles que pasaran a recoger a su hija porque «había sido víctima de abusos por parte de otro alumno». Yasí lo hicieron, aunque ellos mantienen que no fue hasta el día siguiente por la mañana, al presentarse ellos en el centro, cuando la dirección del instituto dio cuenta a la Policía.

La familia está molesta

La familia no entiende esta supuesta tardanza en llamar al 091, «máxime cuando se trata de un delito y constantemente se están haciendo campañas para sensibilizar a la sociedad sobre el problema de los abusos». Es más, el padre de la denunciante cree que el protocolo no funcionó y «haber tardado tantas horas en informar a la Policía podría haber hecho perder pruebas    del suceso».

Consultado por este diario sobre el caso, el Departamento de Educación del Gobierno aragonés explicó que, al ser la víctima y el investigado menores, no podían facilitar información. «En cualquier caso, desde que el equipo directivo tiene conocimiento de los hechos, se pone en contacto con la familia de la afectada y pone a la alumna en contacto con el equipo de orientación del centro», señalaban fuentes de Educación. «Por lo que respecta al chico sobre el que se plantea la denuncia, el instituto, siguiendo el procedimiento establecido, ha abierto un procedimiento corrector que, de manera preventiva, ha supuesto la suspensión de asistencia a clase de este alumno», añadían.

El centro asegura que puso los hechos en conocimiento de la Policía, a la que «ya se ha remitido un informe». No obstante, insisten en que es a la familia a quien corresponde denunciar. Recuerda también que el Servicio Provincial de Educación y el Equipo de Convivencia se han puesto en contacto con la familia para conocer los hechos y poner a su disposición los recursos con los que cuenta la Administración.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión