Zaragoza
Suscríbete por 1€

tribunales

Acusan a un policía de Mallén de lesionar a una conductora a la que multó por aparcar mal

Se enfrenta a penas de entre 18 meses y dos años de cárcel por retorcer la muñeca a la infractora para sacarla del coche

Vista de Mallén.
Vista de Mallén.
Laura Uranga

Un incidente derivado de una infracción de tráfico ha llevado al banquillo de los acusados a un agente de la Policía Local de Mallén que sancionó a una vecina por haber aparcado indebidamente. La multa provocó una discusión entre ambos y un enfrentamiento físico que se saldó con una lesión en la muñeca de la que la conductora tardó un año en curar y por la que ahora reclama dos años de prisión para el funcionario y una indemnización de 20.835 euros por los días que no pudo trabajar.

La Fiscalía también acusa al policía de un delito de lesiones y solicita una condena de un año y medio de cárcel y la indemnización que corresponda según determinen el informe forense y el tribunal. Por su parte, la defensa entiende que no existe delito alguno porque no hubo tal agresión. En todo caso, recuerda que el médico apreció unas lesiones que necesitaron un "mero seguimiento farmacológico" y cuatro días de estabilización, por lo que, de haber incurrido en alguna infracción penal, sería un delito leve.

El suceso se produjo el 28 de abril de 2018. Sobre las 13.30, la mujer estaba tomando café en un bar y cuando vio llegar una patrulla de la Policía Local, como había dejado su coche mal aparcado, acudió rápidamente al lugar para retirarlo. Al acercarse, preguntó si la habían denunciado y uno de los funcionarios le respondió que sí y le pidió la documentación personal y la del vehículo.

Diferentes versiones

La versión de lo que pasó después difiere según quién la cuenta. Ella mantiene que el agente le contestó de "malos modos" y que cuando se subió al coche para darle los documentos, el acusado "metió el cuerpo" por el hueco de la puerta "aplastándola". Luego la intentó sacar por la fuerza mientras le pedía a gritos que saliera del coche. La conductora sostiene que reaccionó dando un empujón al policía "para salir del vehículo" y "tomar aire" y él, agarrándola y retorciéndole la muñeca izquierda. En ese momento le causó una lesión en el tendón y una rotura de fibras de las que ha tardado un año en recuperarse.

Pero, según la Fiscalía, la primera en dar "gritos" y hacer "aspavientos" fue la mujer cuando le dijeron que la habían multado, pero entiende que el funcionario aprovechó que dejó la puerta abierta del turismo para introducir medio cuerpo y "presionarla físicamente" hasta que la agarró por la muñeca y se la retorció.

La vecina, una vez acabado el altercado, notó dolor y acudió al centro de salud Buñuel donde le apreciaron un edema en el área dorsal interna del antebrazo izquierdo. El 3 de mayo de ese año, fue nuevamente al servicio de urgencias del hospital Reina Sofía de Tudela donde le diagnosticaron una tendinitis cubital anterior en la muñeca izquierda, con derrame y rotura de fibras, y necesitó tratamiento quirúrgico con infiltración y artroscopia. Las lesiones tardaron un año en estabilizarse y le ha quedado un ligero perjuicio estético. Por todo ello, su abogada, Carmen Sánchez, solicita el pago de una indemnización de 20.835 euros.

Por su parte, el letrado de la defensa, José Luis Melguizo, alega que no existe delito y pide la absolución. Además, considera que no debe admitirse el escrito de acusación del Ministerio Fiscal por no haberlo presentado en tiempo y forma.

En el juicio testificarán vecinos de Mallén que presenciaron los hechos. Unos aseguran que fue la conductora la que perdió los nervios y reaccionó violentamente cuando vio que la habían multado y otros que el funcionario no actuó debidamente y la intentó sacar por la fuerza del coche.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión