Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

El caso del joven apaleado a garrotazos en Zaragoza da un giro

La Policía detuvo el pasado enero a cinco hombres por una violenta agresión en Torrero, pero los testimonios de los testigos y de los propios investigados han llevado ahora a la juez a citar de nuevo a la víctima.

Los hechos se produjeron el pasado 18 de enero en el bar Buenos Aires de Torrero.
Los hechos se produjeron el pasado 18 de enero en el bar Buenos Aires de Torrero.
Google Maps

La juez que investiga a cinco hombres por la supuesta paliza a bastonazos sufrida por un joven de 26 años el pasado mes de enero en Torrero acaba de imputar también a este último en la causa como agresor. 

La Policía Nacional intervino aquella madrugada varios garrotes de madera a los arrestados, por lo que dedujo que podrían haber sido usados para golpear en la cabeza a Robinson A. F., al que los agentes encontraron tendido en el suelo, semiinconsciente y sangrando de forma abundante por la cabeza. Sin embargo, casi tres meses después, existen bastantes dudas sobre lo realmente sucedido.

Los hechos se produjeron entre las 0.00 y las 0.20 del pasado 18 de enero en el bar Buenos Aires, ubicado en el calle de José María López Landa. Lo que está claro es que allí se produjo una discusión en la que se vieron implicadas las seis personas encausadas, pero siguen sin estar claros los motivos. Porque hasta ahora, todos han dado versiones    dispares. El detenido de mayor edad, Ernesto L.R., presentó además un parte médico que acredita que sufrió una fuerte contusión en el ojo izquierdo, posiblemente con una botella o copa de cristal. Y es esta lesión por la que ahora se investiga como presunto autor a la primera víctima.

Cuando fue asistido aquella noche en urgencias del Hospital Miguel Servet, Robinson A. F. presentaba un traumatismo craneal moderado, policontusiones, así como heridas incisas en la cabeza. Los médicos le preguntaron qué le había pasado y este les dijo que había sufrido un "accidente casual". Cuando recibió el alta, ya por la tarde, el joven declaró en comisaría que había sido agredido al tratar de intermediar en una disputa entre el dueño del bar, amigo suyo, y varios clientes.

Sin embargo, el propietario del establecimiento daría después una versión algo distinta. Según este, se produjo un incidente a la hora de cerrar y como la gente estaba algo nerviosa, un "golpe fortuito" con un vaso desencadenó una lluvia de botellas. El hostelero asegura que no vio que pegaran a nadie, ya que se concentró en limpiar los cristales. Sí que se encontró después a un chico tirado en la acera, pero "sin ningún tipo de lesión aparente". Aseguró que no conocía a los clientes que montaron la gresca y no reclamó daños.

El detenido y agredido, al que asiste el letrado Francisco Antoranz, manifestó que estaba con su hijo y otros amigos cuando Robinson A.F. les increpó porque "no le gustaba la música". Según este, el joven le cogió de la solapa y terminó golpeándole "repetidamente" con una copa en el rostro.

Por estos hechos se investiga también a Ángel M. S., de 21 años, Isaac L. B., de 22, Brian L. B., de 25, y Delfín L.R., de 32.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión