Zaragoza
Suscríbete por 1€

Un conductor ebrio arrolla a 4 personas en la terraza de un bar del paseo de Teruel

Tres sufrieron lesiones leves, pero una tuvo que ser hospitalizada con heridas graves. El causante del accidente, que fue detenido y dio 1,04 mg/l en alcohol, chocó también contra un árbol.

Un conductor de 48 años que este lunes circulaba borracho por el centro de Zaragoza perdió el control de su vehículo, se subió a la acera y terminó arrollando a un grupo de cuatro personas en la terraza de un bar del paseo de Teruel. La suerte quiso que antes de embestir la mesa en torno a la que estaban sentadas, el turismo chocara contra un árbol de gran porte, lo que redujo tanto la violencia del impacto como sus consecuencias. Aún así, uno de los atropellados sufrió heridas de pronóstico grave y los otros tres fueron asistidos por los sanitarios de lesiones de carácter leve, salvo complicaciones.

El accidente se produjo sobre las 20.45 en la confluencia de Hernán Cortés con el paseo de Teruel. A la altura de los números 4-6 se encuentra el bar Resacas, que habitualmente tiene colocada una terraza con varias mesas en la acera. En una de ellas había cuatro personas tomando algo que se vieron sorprendidas por un Hyundai Tucson, matrícula 5678 LNS, que inesperadamente remontó el bordillo, chocó contra un árbol y acabó llevándose por delante la mesa y las sillas en las que estaban sentadas.

«Mi vecino se quedó atrapado entre el coche y el árbol. Me pareció que le estaba aprisionando un brazo, pero afortunadamente le pilló por el chaquetón», relataba minutos después del accidente David Quintana, un gaditano que ahora vive en esta calle y que no dudó en montarse en el turismo -de cambio automático y de gran cilindrada- para dar marcha atrás y liberar al herido. Más tarde, se enteró que había recibido un fuerte golpe en la cadera y, según fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, podría sufrir una fractura. Esta es la persona que resultó más perjudicada por el accidente, ya que recibió el golpe de lleno. Al resto de víctimas, una vez examinadas, se le diagnosticaron lesiones leves.

Nada más producirse el atropello, los presentes vieron salir del vehículo a su conductor, identificado como Diego O. O, de 48 años. Se tambaleaba, parecía estar bastante aturdido y no pronunció ni media palabra. «Le saltó el airbag y puede que se quedara atontado, pero a simple vista parecía que iba bastante afectado por el alcohol», manifestó un cliente del Resacas que estaba en la puerta del bar en el momento en que se produjo el atropello. «Yo no me he dado cuenta de dónde venía el coche porque estaba mirando al frente, pero al oír el impacto he visto cómo se llevaba por delante la mesa. Menos mal que antes se ha dado contra el árbol, porque si no habrían recibido el impacto directo», añadió. Este testigo coincidió con el anterior en que el conductor no dijo absolutamente nada tras causar el siniestro. «Ha salido tambaleándose del coche y ni ha respirado», manifestaba.

Como el resto de clientes del bar, todos se volcaron en ayudar a los lesionados y llamar a emergencias, que acudieron al lugar con rapidez. La Policía Local, Bomberos, Policía Nacional y varias ambulancias colaboraron para controlar en poco tiempo la situación, evacuar a los heridos y comenzar una investigación cuyos resultados aún no se conocen.

De las cuatro personas que resultaron heridas en el atropello, en el que también resultó lesionado el conductor, tres fueron evacuadas al Hospital Miguel Servet de Zaragoza y una fue trasladada al Clínico. Según han informado este martes fuentes hospitalarias del Servet, dos de los heridos han recibido ya el alta, y otro permanece en observación en el área de Urgencias, si bien no se teme por su vida. 

Las cuatro personas que se encontraban sobre la acera en el momento del siniestro son L. D. H., de 75 años de edad, L. M. A., de 29 años, F. N. P., de 61 años, y M. T. J., de 66. 

Un conductor arrolla a varias personas en la terraza de un bar en Zaragoza
Una grúa retira el coche que ha arrollado a las personas que estaban en el velador
HA

La investigación sigue abierta

Una de las incógnitas a resolver es si el conductor venía de la Puerta del Carmen o si, por el contrario, circulaba por Hernán Cortés e hizo el giro a la izquierda para incorporarse al paseo de Teruel en dirección a la avenida de Valencia. Esta última hipótesis parece ser la más probable. Pero, para aclararlo, los investigadores tendrán que analizar las huellas de frenada y tomar declaración a los testigos.

Uno de ellos, David Quintana, aseguró que vio al vehículo hacer el mencionado giro a la izquierda, remontar la acera y embestir las mesas y las sillas del velador. «Si hubiera llegado de frente se hubiera llevado el kiosco de la ONCE y el otro árbol», indicó. En el momento del accidente solo estaban colocadas la mesa con cuatro personas que acabaron arrolladas y otra en la que estaba sentado David con su perra.

Otro de los testigos, que prefirió no identificarse, reconoció que no podía afirmar de dónde procedía el vehículo pero sí atestiguar que lo hizo a «más velocidad de la debida». «Si no está el árbol, arrambla con todas las mesas», añadió. «El conductor iba a gusto, no sé con qué grado de alcohol, pero bastante afectado. Se ha tambaleado, pero no parecía que fuera del susto o del shock, sino porque iba bebido. Claro, al cien por cien no lo sé, y no quiero hacer un juicio de valor, pero mi impresión ha sido esa», manifestó. Pero la prueba de etilometría corroboró su impresión.

La Policía Local también trasladó a Diego O. O. a un hospital con lesiones leves. Lo llevó en calidad de detenido como presunto autor de un delito de conducción bajo la influencia del alcohol con resultado de lesiones. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión