Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

Acuchilla a su vecino en Fuentes de Ebro y alega que lo encontró en su casa robando

La Fiscalía acusa al presunto agresor de tentativa de homicidio, ya que una de las cuchilladas perforó el pulmón de la víctima. "Me estaba esperando con un cuchillo", ha declarado este lunes  en el juicio.

El acusado, durante el juicio celebrado este lunes en la Audiencia de Zaragoza.
El acusado, durante el juicio celebrado este lunes en la Audiencia de Zaragoza.
HA

La Audiencia de Zaragoza ha juzgado este lunes a Abdelkader K. como presunto autor de las cuatro cuchilladas que estuvieron a punto de costar la vida a su vecino. Para la Fiscalía, no hay duda de que el autor de la agresión fue ‘Javi el Moro’, como se conoce al acusado en Fuentes de Ebro, municipio en el que se produjeron los hechos el 30 de abril de 2021. Y como una de las puñaladas perforó el pulmón izquierdo de la víctima, le acusa de tentativa de homicidio y solicita una condena de siete años de prisión. Sin embargo, el procesado ha asegurado ante el tribunal que lo único que hizo aquel día fue defenderse. “Llegué a mi casa y me encontré a este señor dentro robándome. Al verme, se abalanzó sobre mí con un cuchillo”, ha declarado.

El acuchillado, que llegó a urgencias del Hospital Miguel Servet con cuatro heridas inciso contusas en la espalda y los brazos, ha negado categóricamente la versión de su vecino, en prisión provisional por estos hechos. “Yo venía de Zaragoza de acompañar a mi novia y él me estaba esperando en el rellano con un cuchillo. Hasta entonces, la relación era buena, yo no había tenido ningún problema con él”, ha manifestado la víctima.

Según ha relatado el denunciante, tras una primera y sorpresiva cuchillada dirigida al pecho, se dio la vuelta y trató de escapar. “Pero él siguió escaleras abajo detrás de mí, sin dejar de soltar puñaladas”, ha remarcado. El herido logró alcanzar la calle. Sin embargo, le fallaron las fuerzas y cayó al suelo, donde al parecer el agresor continuó propinándole varias patadas. Afortunadamente, varios conductores presenciaron la escena e hicieron sonar el claxon para ahuyentar al acusado.

“Me pareció que llevaba algo en la mano, pero se fue corriendo y no llegué a ver nada”, ha contado una de las testigos, refiriéndose a Abdelkader K. “Pensé que se trataba de una simple pelea -ha añadido-, porque la otra persona se levantó a continuación del suelo y se marchó también caminando sin pedir ayuda”. Pero lo cierto es que J. C. C., el acuchillado, había resultado gravemente herido. Y de no ser por los empleados de la oficina de Correos próxima a la calle de San Cristóbal, que llamaron enseguida a una ambulancia, hoy podría estar muerto.

Los médicos del centro de salud de Fuentes de Ebro comprobaron que la víctima presentaba varias heridas de arma blanca y tenía problemas para respirar, por lo que lo derivaron enseguida al Servet. Allí vieron que sufría un neumotórax, que obligó a someterle a una operación de urgencia. Según los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), “existió un compromiso vital, ya que la gran cantidad de aire acumulada en la cavidad pulmonar izquierda dificultaba la función respiratoria del paciente”. Según los facultativos, por fortuna, la rápida asistencia recibida permite que hoy puede hacer “vida normal” y solo le hayan quedado como secuela unas cicatrices.

Los agentes de la Guardia Civil de Caspe que investigaron la agresión han explicado en el juicio que el acuchillado identificó desde el primer momento a su agresor. La Fiscalía y la acusación particular han recordado también que, durante la fase de instrucción el caso, el propio encausado admitió haber lesionado a su vecino. Sin embargo, la defensa mantiene que cuando le interrogaron, su cliente estaba “tan empastillado” que no sabía ni lo que decía. De hecho, él ha insistido este lunes en que, al llegar a su casa y encontrarse a J. C. C. dentro, él se limitó a sujetar con fuerza la mano en que su vecino empuñaba el cuchillo. “¿Qué iba a hacer? ¿Dejar que me matara?”, ha preguntado al tribunal.

La defensa ha explicado que el día de los hechos su cliente había consumido alcohol y diferentes drogas. A este respecto, los forenses, entienden que solo cabría apreciarle una “merma leve” de la imputabilidad. En cualquier caso, por todo lo expuesto, la abogada de Abdelkader K. ha exigido la absolución de su cliente, o, de forma alternativa, su condena por un delito de lesiones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión