Zaragoza
Suscríbete por 1€

El conductor ebrio que intentó huir tras un atropello mortal en Zaragoza pide la libertad con una fianza de 1.500 euros

La familia del fallecido, de 18 años, recuerda que solo ha pasado un mes y no cree que fuera una "simple imprudencia".

Los dos jóvenes cruzaban el carril en sentido avenida de Pirineos.
Los dos jóvenes cruzaban el carril en sentido avenida de Pirineos.
Heraldo

"Me he golpeado contra una paloma". Eso fue lo que contestó Luigi Anthony V. M. el pasado 27 de febrero cuando una pareja de la Policía Nacional lo vio parado sobre las 7.15 en la calle de Palencia de Zaragoza y le preguntó por los importantes daños que presentaba su coche. El joven, de 27 años, fue consciente enseguida de que aquella explicación resultaba inverosímil, máxime cuando el vehículo arrastraba el parachoques, tenía bollada la carrocería y presentaba dos fuertes impactos en el parabrisas. Así que cambió de versión y admitió que había sufrido un accidente. No sabía con qué había chocado, dijo, pero le entró miedo y decidió marcharse.

No muy lejos de allí, a la altura de la gasolinera Repsol de la avenida de José Atarés, un joven de 18 años y su amiga, de 19, yacían malheridos sobre el asfalto. Acababan de ser atropellados por un Peugeot 3008 de color negro, el mismo al que los agentes habían dado el alto en el Arrabal. Según los testigos, el conductor pisó el acelerador al salir de un semáforo y no hizo maniobra alguna para esquivar a los chavales. Pero es que tampoco se detuvo después para socorrerlos. El chico, de nombre Álvaro y vecino de La Puebla de Alfindén, moriría horas después en el hospital Miguel Servet como consecuencia de un grave traumatismo craneal.

El trágico suceso se produjo hace hoy justo un mes. Y aunque la juez de guardia decretó el ingreso en prisión de Luigi Anthony V. M., nacido en Perú, pero afincado en España desde los 11 años, su abogado ya ha pedido su puesta en libertad previo pago de una fianza de 1.500 euros. Para la defensa, a cargo de Francisco Antoranz, no existe ningún riesgo de fuga, ya que el investigado es padre de dos hijos de corta edad y tiene un fuerte arraigo en Zaragoza.

Los detalles del atestado

Gasolinera de la avenida de José Atarés
1

Los dos jóvenes cruzaban el carril en sentido avenida de Pirineos.

El coche que arrolló a Álvaro (18 años) y Paula (19) el 27 de marzo a las 7.10 en la avenida de José Atarés se detuvo en el semáforo que está en verde la fotografía (esta imagen se tomó horas después del accidente y no se corresponde con el vehículo implicado). El mortal atropello se produjo a escasos metros, frente al área de autolavado de la gasolinera de Repsol. Según los testigos, el investigado vio cruzar por la calzada a los jóvenes, pero no frenó, sino que aceleró. Después se dio a la fuga.

Croquis del atestado del atropello mortal.
2

Las cámaras de la gasolinera grabaron el suceso.

La Policía Local pidió las grabaciones efectuadas por las cámaras de la gasolinera de Repsol, que, aunque de lejos, recogieron el momento del atropello y han permitido poner luz sobre lo sucedido. En el croquis incluido en el atestado se muestra dónde se encontraban el joven fallecido (P1), la otra joven herida (P2), así como los tres testigos: sus dos amigos (T1 y T2) y el chófer del bus (T3).

El conductor fugado se detuvo en la calle de Palencia, donde fue localizado por la Policía Nacional.
3

Una patrulla del 091 localizó al fugado.

El causante del atropello aparcó el coche en línea en la calle de Palencia, en el barrio del Arrabal, donde una patrulla de la Policía Nacional logró detenerlo. Al principio les dijo que los daños que presentaba su Peugeot 3008 se habían producido al golpear a una paloma. Los agentes habían escuchado ya por radio que un conductor se acababa de dar a la fuga tras causar un atropello, por lo que avisaron enseguida al 092.

Cuando la Policía Local acudió a la calle de Palencia a practicarle la prueba de alcohol, el conductor arrojó una tasa de 0,51 mg/l. Preguntado por el atropello, este explicó a los agentes que había estado con unos amigos y en un momento dado había perdido la consciencia. La Fiscalía pidió su ingreso en prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave, otro de lesiones y otros tres contra la seguridad vial: consumo de alcohol, conducción temeraria y abandono del lugar del suceso.

La defensa lamenta el fatal desenlace, pero entiende que lo ocurrido fue un trágico accidente de tráfico. Es más, explica que el posible consumo de alcohol u otras sustancias por parte de su clientes serían un hecho «puntual» en su vida. Será la Audiencia Provincial quien decida si concede o no la libertad provisional al investigado, pero la familia del fallecido ya ha mostrado su absoluta oposición. De hecho, el abogado José Enrique Villén, que ejerce la acusación particular, considera que lo ocurrido sería algo más que un accidente: «Podríamos estar ante un homicidio cometido con dolo eventual y no ante una simple imprudencia», dice en el escrito con el que rechaza la salida del conductor del centro penitenciario de Zuera.

Una médico bajó de un autobús a socorrer a las víctimas

A la hora de intentar aclarar lo ocurrido, los investigadores de la Policía Local de Zaragoza contaron con tres importantes testigos. Por un lado, una chica y un chico que habían pasado la noche con las víctimas en la discoteca Supernova. Y por otro, el conductor del bus que circulaba justo detrás del Peugeot 3008 que causó el mortal atropello.

Los amigos de Álvaro y Paula  aseguraron que el conductor del coche, Luigi Anthony V. M., no frenó ni intentó evitar el accidente. Es más, les pareció que incluso aceleraba.

El chófer del autocar habla también de una «fuerte aceleración» del Peugeot a la salida de un semáforo en rojo ubicado poco antes de la gasolinera Repsol. Según este, tras arrollar a los jóvenes en la calzada, el conductor «no hace ademán de parar» y sigue circulando en dirección hacia avenida de Pirineos. El testigo explicó a los agentes que, al ver lo sucedido, una pasajera se identificó como médico y le pidió que parara para socorrer a los jóvenes. La madre de Álvaro, el fallecido, la buscaba hace unos días a través de las redes sociales para transmitirle su inmenso agradecimiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión