Zaragoza
Suscríbete por 1€

sucesos

Batalla campal en Boquiñeni: "O abrís la puerta o quemo la casa"

Numerosos vecinos del pueblo comparecieron este miércoles en el juicio celebrado en Zaragoza por los graves altercados registrados tras una pelea. A dos jóvenes se les acusa de destrozar un Audi e intentar entrar a la fuerza en la casa donde se refugiaba el dueño.

Patrulla de la Guardia Civil en Teruel
Imagen de archivo de una patrulla de la Guardia Civil.
Guardia Civil

Los pasillos de la Ciudad de la Justicia de Zaragoza se llenaron ayer de vecinos de la localidad de Boquiñeni: unos estaban citados como acusados y otros como simples testigos. Pero todos fueron protagonistas o sufrieron de alguna manera los graves altercados registrados durante la madrugada del 20 de septiembre de 2020, en la que un grupo de amigos intentó asaltar a la fuerza la vivienda donde se habían refugiado varios jóvenes tras una pelea a las puertas de un bar.

Las versiones de lo ocurrido varían, ya que hubo dos bandos claramente diferenciados.Pero    unos y otros reconocieron ayer que el detonante de la batalla campal fueron unos empujones a las puertas del bar El Rincón. Al parecer, sobre las 4.30, uno de los acusados, Antonio José B., agredió a otro, Erick A., y le causó un corte sangrante en el labio. Según explicó la víctima, no fue una pelea «cara a cara», ya que varios amigos del joven que le había empujado lo habrían pateado después en el suelo. Y el afán de revancha hizo el resto.

Un turismo Audi destrozado

La titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Zaragoza sentó a cinco personas en el banquillo por delitos de lesiones, amenazas y daños, pero al final del juicio se retiraron los cargos contra dos de ellos. Por lo tanto, los únicos que además de a importantes multas se enfrentan a posibles penas de cárcel son Erick A. y Abel P., ya que fueron estos quienes, acompañados de otros al menos cuatro amigos no identificados, causaron los graves destrozos.

Para Antonio José B., la acusación particular y defensa de los otros dos encausados –a cargo del letrado Luis Tomás Ortega– solo propuso una multa por un delito leve de lesiones, con la consiguiente indemnización económica. El abogado del primero, Jesús Fernández Yubero, propuso la absolución de su cliente y penas similares a las de la Fiscalía para Erick A. y Abel P.

Pero aquella aciaga noche no solo hubo que lamentar heridos, sino también importantes daños materiales, tanto en la puerta de la casa que presuntamente Erick A. y sus colegas intentaron derribar usando la tapa de una alcantarilla como en el turismo de la marca Audi que estaba aparcado justo enfrente. Por lo visto, el grupo atacante sabía que el coche pertenecía a uno de los chavales que se había refugiado en la vivienda. Y frustrados porque ni este ni sus amigos salían a la calle a dar la cara, le rompieron la luna delantera, le arrancaron un retrovisor, le pincharon las cuatros ruedas y le rayaron la carrocería.

Pero aquel arrebato de violencia podría haber tenido consecuencias incluso más graves, ya que algunos de los jóvenes que se habían atrincherado en la vivienda aseguran haber escuchado: «Si no abrís la puerta quemo la casa». De ahí que varios de ellos acabaran saliendo para pedir explicaciones a sus agresores, resultando entonces agredidos.

«Me intentó quitar la escopeta»

Uno de los testigos de la trifulca fue un vecino de Boquiñeni que había madrugado para irse a cazar. «Estaba sacando la bici cuando me encontré con todo el follón. Conté a seis personas, incluido un sobrino lejano mío –Abel P.–, que cogió una tapa de alcantarilla y se me puso frente a frente: ‘¡Eso no, eso no!’ le gritó el otro (por Erick A.). ‘¡Dale a la puerta de la casa!’, le dijo después». Según este hombre, los alborotadores intentaron incluso quitarle la escopeta y el chaleco donde llevaba los cartuchos, pero no lo consiguieron. «Lo que sí que vi es cómo destrozaban el coche», añadió el vecino, que no dudó en llamar a la Guardia Civil.

Otro testigo identificó también a Abel P. como la persona que pasó por delante de su casa empuñando una herramienta de hierro que luego apareció clavada en la luna delantera del Audi, de cuyos daños se hizo cargo el seguro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión