Zaragoza
Suscríbete

La lluvia deja un descafeinado domingo de apertura comercial en Zaragoza pese a los coletazos de Black Friday

Los descuentos no son aliciente suficiente para enfrentarse al mal tiempo y muchas de las tiendas del centro funcionan a medio gas 

La calle de Alfonso I, este domingo.
La calle de Alfonso I, este domingo.
Guillermo Mestre

El mal tiempo no acompañaba. Y muchos de los que querían aprovecharse de los descuentos que ya se han vuelto habituales en el último mes de noviembre se hicieron durante esa jornada con lo que había en su lista. Por eso, el domingo de apertura comercial resultó algo "soso" en buena parte de los establecimientos del centro de Zaragoza que, aunque tuvieron clientes, no fue nada comparado con los días anteriores.

"Hay gente, pero creo que cualquier otro día de esta semana ha habido más", comentaba una dependienta, justo después de indicar a una clienta dónde encontrar una prenda en una conocida tienda de ropa del paseo de la Independencia. A su juicio, pese a que todavía duran en casi todos los negocios los últimos coletazos del Black Friday, "el que quería comprar, ya lo ha hecho». De la misma opinión era Olga López, que acababa de salir de una tienda de bisutería ubicada en la misma calle, aunque con las manos vacías. «Ya compré alguna cosa el viernes, ahora solo estaba mirando", explicaba la joven, que decía que tenía un rato libre antes de una comida familiar y había aprovechado para resguardarse del frío y la lluvia en las tiendas y para "dar una vuelta". 

No obstante, algunos sí que habían bajado de propio a comprar al no haber podido hacerlo durante la semana (la mayoría de las tiendas empezaron ya el lunes a ofrecer descuentos). Era el caso de Patricia Martín, que a última hora de la mañana se disponía a entrar al Corte Inglés del paseo de Sagasta, ya cargada con un par de bolsas. "Por trabajo no me daba tiempo a venir ningún otro día", puntualizaba.

Persianas bajadas

No todos los establecimientos vivieron por igual el domingo comercial. Mientras que en las grandes superficies –que fueron, como suele ocurrir, las que registraron la mayor afluencia– abrieron todos los establecimientos, en las zonas comerciales de la ciudad había muchas persianas bajadas, las que pertenecen al pequeño comercio. Según explicó el presidente de la Federación de Empresarios de Zaragoza (ECOS), Antonio Tornos, la mayoría optan por seguir cerrados estos días y quienes abren es, sobre todo, para tratar de hacer algo de caja tras las pérdidas provocadas por la covid.

"Abrir los domingos no tiene mucho sentido, es el único día que nos queda al comercio para descansar. Los grandes se pueden permitir el lujo de hacer contrataciones, pero nosotros no, y la conciliación familiar es nula", lamenta Tornos. El de ayer, añade, fue el primer festivo de apertura de un mes entero casi sin parar: se repetirá también los días 6, 12 y 18 de diciembre.

Por otro lado, sobre el Black Friday Tornos valoró que "todo lo que mueva el consumo y a la gente es bueno". Aseguró que los meses de noviembre son mejores ahora que cuando no se hacía esta campaña, pero consideró que, en parte, también es "pan para hoy y hambre para mañana", porque muchos optan por adelantar sus compras de Navidad a estos días, lo que se traduce en un diciembre «más tranquilo» de lo habitual. "Las rebajas se han difuminado porque hay descuentos cada poco tiempo y eso hace que pierdan la fuerza que tenían tradicionalmente", añade.

Precisamente, hoy se celebrará otra jornada de descuentos, el Cyber Monday, que esta vez se centra en el comercio electrónico.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión