Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

La empresa del tranvía de Zaragoza retira la última oferta y la huelga más larga del transporte se cronifica

Alega que la subida del IPC y la caída de usuarios impiden mantener la propuesta. El comité critica la decisión y prevé nuevos paros.

Paradas llenas durante los paros parciales de los trabajadores del tranvía en hora punta.
Paradas llenas durante los paros parciales de los trabajadores del tranvía en hora punta.
Toni Galán

La empresa que gestiona el tranvía de Zaragoza anunció este lunes que retira la última oferta que presentó a los trabajadores el pasado 3 de septiembre para tratar de resolver el conflicto laboral abierto por la firma de un nuevo convenio colectivo. La decisión, justificada «tras ajustar los gastos de la fuerte subida del IPC» y la caída de un 30% de la demanda, supone un paso más en el distanciamiento de las partes. El comité, por su parte, recordó que ya rechazó esa propuesta y, a la espera de analizar la nueva situación, auguró la convocatoria de más paros.

La empresa explicó en un comunicado que «tras evaluar el fuerte impacto» que va a suponer en sus cuentas «la gran subida del IPC», así como la previsión de demanda para el cierre de 2021, «un 30% inferior a la de 2019 y con una recuperación de la misma todavía incierta», retira la última oferta. A juicio de la concesionaria, la plantilla ha rechazado esta propuesta «a pesar de suponer un gran esfuerzo en cuanto a mejoras salariales, sociales y organizativas».

La compañía se mostró muy crítica con el comité, al que acusa de mantener una «nula voluntad de alcanzar un acuerdo sensato». Culpa a los sindicatos de convertir a los ciudadanos en «rehenes» al plantear los paros en hora punta, y denuncia el «chantaje» que están planteando con «una estrategia prepotente de paralización del servicio». Asegura la empresa que la última propuesta presentada por los trabajadores «implicaba un incremento salarial superior al 59,8%», lo que pondría en jaque la «viabilidad» de la compañía.

Por contra, Tranvías de Zaragoza defiende que su propuesta, ahora retirada tras tres meses sobre la mesa, suponía una reducción de 24 horas de trabajo en tres años y mantener el poder adquisitivo «garantizando revisiones anuales con los IPC reales», entre otras mejoras.

«No es cierto que no queramos negociar, todo lo contrario, queremos resolver el conflicto cuanto antes», indicaron desde el comité, que aseguraron que fue la empresa la que canceló una reunión prevista para el pasado viernes en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA). Los sindicatos valorarán esta semana la decisión de la empresa, pero anticiparon que «lo normal» es que la huelga se prolongue.

Tras años de negociación infructuosa para renovar el convenio, los trabajadores comenzaron a plantear paros parciales en el servicio el pasado 5 de enero, primero en periodos cortos por las restricciones sanitarias que imperaban hasta el verano, pero luego más prolongados, ante la evolución favorable de la pandemia.

En lo que va de año ya suman nueve convocatorias, que se han traducido en 492 horas de paros a lo largo de 193 jornadas, lo que la convierte en la huelga del transporte público de Zaragoza más larga de la historia, lejos ya de los 123 días del conflicto del bus entre 2015 y 2016.

La convocatoria actual prevé paros hasta el 10 de diciembre. Los lunes, miércoles y viernes, de 5.30 a 6.00; de 7.45 a 9.15; y de 13.45 a 15.15. Los martes, de 5.30 a 6.00; de 8.00 a 9.30; y de 13.30 a 15.15. Finalmente, los jueves, de 5.30 a 6.00; de 7.30 a 9.00; y de 14.00 a 15.30.

La plantilla del bus pide retomar la negociación en el SAMA

El comité de huelga del bus urbano, que esta semana vuelve a los paros parciales de 12.30 a 16.30, ha solicitado al Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) que convoque en su sede una reunión con la empresa concesionaria, Avanza, para retomar las negociaciones para la firma de un nuevo convenio colectivo.

En su caso, la plantilla está llamada a los paros de forma indefinida en semanas alternas –este lunes retomaron la huelga– ante la falta de progresos para lograr un acuerdo con la empresa. Aunque se produjeron algunos avances a principios de mes, el diálogo se rompió, y ahora los sindicatos quieren volver a sentarse con la mediación del SAMA.

El comité denunció en un comunicado la «apatía» del Ayuntamiento ante la «gravedad del problema» del transporte público de la ciudad. Por ello, el viernes los trabajadores se concentrarán a las puertas del Consistorio, en la plaza del Pilar, coincidiendo con la celebración del pleno municipal, para exigir al alcalde, Jorge Azcón, que «cumpla con sus funciones» y que «busque alternativas» para solucionar el conflicto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión