Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

día del pilar

Zaragoza resiste los envites de las dos crisis y confía en recuperar población

La capital aragonesa es la segunda gran urbe con mejor calidad de vida según la OCU, pero afronta retos importantes, como la gestión de los servicios públicos y la abultada deuda.

Panorámica de Zaragoza.
Panorámica de Zaragoza.
Toni Galán

Cuando empezaba a recuperarse del duro derechazo encajado en 2008 con la crisis inmobiliaria, la pandemia ha vuelto a poner a prueba la estabilidad de la capital aragonesa. De ambos envites sale Zaragoza como la segunda gran urbe del país con mejor calidad de vida, según una encuesta de la OCU, y con los niveles más altos de satisfacción vecinal del barómetro municipal de servicios públicos. Sin embargo, la ciudad todavía debe afrontar difíciles retos, como la abultada deuda, los problemas de limpieza o el creciente número de personas que deben recurrir a la ayuda social para salir adelante.

De momento, el Ayuntamiento ha encontrado dos aliados para reconducir la delicada situación de las arcas municipales: la inversión privada y los fondos europeos de recuperación.

La inyección económica, por ambas vías, permitirá impulsar proyectos estratégicos en sectores como la logística, la sanidad o el medio ambiente, y mantener el ritmo de creación de empleo. Debería servir, además, para seguir enjugando la deuda pública, la tercera más alta del país.

Mientras, el Ayuntamiento tiene el cometido de mejorar los servicios públicos. Según el último barómetro municipal, obtienen un 7,01 de nota por parte de los ciudadanos, que no obstante señalan problemas en el transporte público, la limpieza y el estado de calles y aceras.

La conflictividad laboral en contratas como el bus y el tranvía, el retraso en las licitaciones, bloqueadas durante años, y la prestación equitativa en todos los barrios son algunos de los problemas por resolver. La ciudad, sin embargo, disfruta de indicadores positivos, como los 13,87 metros cuadrados de zona verde por habitante, y conserva un tamaño y configuración ‘manejable’ para el día a día, hasta el punto de que el 50% de los desplazamientos ciudadanos se hacen a pie.

En materia de vivienda, la capital cuenta con suelo en su actual Plan General de OrdenaciónUrbana (PGOU) para 68.105 pisos, y salvo el paréntesis de la pandemia, los promotores comienzan a detectar la demanda suficiente para impulsar proyectos tanto en la ciudad consolidada como en las zonas de expansión.

Otro cantar es el precio del mercado. En la capital aragonesa, tanto comprar una vivienda como alquilarla sigue siendo misión imposible para muchas familias, pero en ambos casos el dato es menor que la medida nacional: 1.364 euros el metro cuadrado para la adquisición y 8,3 para el arrendamiento.

Con estos mimbres, la ciudad aspirar a recuperar la senda de crecimiento de población que mantenía hasta que el coronavirus hizo acto de presencia. La cifra actual asciende 701.102 vecinos, un 2,1% menos. La edad media, de 42,4 años, también ha bajado, lo que siempre es positivo, pero las diferencias entre los barrios históricos y los de nueva creación se acentúan y requerirán de políticas específicas para atender sus necesidades.

Se agudiza la distancia entre los barrios jóvenes y los más envejecidos

La capital aragonesa perdió casi 15.000 habitantes tras un año marcado por la crisis sanitaria. A uno de enero de 2021, 701.102 personas estaban empadronadas en la ciudad, un 2,1% menos que en el ejercicio anterior. Se rompió así con una tendencia al alza que culminó en 2020 con un récord histórico de población: 716.040 habitantes. Mientras, las diferencias entre los barrios con población más joven y las zonas consolidadas y envejecidas continuaron agudizándose. Los mayores de 64 años representan ya el 21,3% de toda la población y son un 1,9% más que en 2019. También crece la franja de edad de los menores de 15 años, que son 93.664, el 13,4% del total, tras incrementarse un 5,5% interanual. Por distritos, el Centro es el que cuenta con ciudadanos de más edad, mientras que en el Distrito Sur, todavía en expansión, es mayor el número de niños y adolescentes.

En concreto, en estos barrios los menores de 15 representan el 26,9% de la población, una cifra que se desploma hasta el 9,5% en La Almozara, el distrito con menos jóvenes. Delicias y el Centro tienen ambos un 10,5% de habitantes en esta franja de edad, Las Fuentes un 10,9% y Universidad y Casco Histórico, un 11,3%. En el otro lado de la balanza, por detrás del Distrito Sur, se encuentra Miralbueno con un 23,7%, Santa Isabel con un 19% y Oliver-Valdefierro con un 17,1%.

Loading...

La diferencia es especialmente notable si se atiende a la edad media de los residentes. En toda Zaragoza ha bajado un 1,4% interanual y se sitúa en 42,4 años, mientras que entre quienes habitan en el Distrito Sur es de solo 30,9. En el Centro, sin embargo, sube hasta los 46,9 años. Aquí, el 30,2% de los vecinos tienen más de 64 años, un porcentaje que baja hasta el 26,4% en Universidad, el segundo con más personas en esta franja de edad, seguido de San José, Delicias y Las Fuentes, con cifras similares de en torno al 25%. En los barrios del sur, por contra, los más mayores solo representan un 4,9%.

En este aspecto, la capital aragonesa se sitúa aproximadamente en la mitad de la tabla nacional. Algunas de las capitales de provincia con la edad media más alta son León con 48,38 años, Salamanca con 48,22, Zamora (47,94) o Santander (47,28). El lado contrario lo ocupan ciudades autónomas de Melilla y Ceuta, con una media de 35,85 años y 37,73, respectivamente, seguidas de Gerona con (40,60) o Murcia con (40,85).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión