Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Con brote de gastroenteritis y sin agua en Villafranca de Ebro: "Mi bebé lleva seis días con diarrea"

Mientras los vecinos piden explicaciones, el Ayuntamiento de Villafranca de Ebro ha repartido este mediodía 64 garrafas de cinco litros de agua embotellada entre los vecinos. El Instituto Aragonés del Agua ha tomado muestras para analizar en seis lugares públicos de la localidad.

Reparto de agua en Villafranca de Ebro, afectado por un brote de gastroenteritis
Reparto de agua en Villafranca de Ebro, afectado por un brote de gastroenteritis
Guillermo Mestre

Los alrededor de 840 vecinos de la localidad zaragozana de Villafranca de Ebro llevan ya tres días sin poder usar el agua de sus hogares para prácticamente casi nada por su mal estado con consecuencia de un problema en la depuradora que se arrastra desde hace más de una semana y que ha causado un importante brote de gastroenteritis, con cuarenta afectados. Sanidad ha confirmado este miércoles que se han registrado cuarenta casos y ninguna hospitalización, aunque al menos dos mujers tuvieron que permanecer de o bservación durante varias horas en el Hospital Royo Villanova de Zaragoza.

La presencia de gérmenes en la red de suministro de la población fue provocada por un fallo en la interconexión de la depuradora, que causó la entrada de agua que no cumple los parámetros de potabilidad en las tuberías.

 El Ayuntamiento ha repartido este miércoles a mediodía 320 litros de agua embotellada en garrafas de cinco litros y volverá a hacerlo esta tarde Mientras unos se aprovisionan del agua de los 11 depósitos instalados por los bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza para lavar la vajilla, asearse y hasta poner la lavadora, otros piden a las administraciones que den una explicación clara de lo ocurrido y critican que las primeras voces de alarma sobre la posible contaminación del agua no se tomaran en serio.

“Desde hace ocho días no bebo agua del grifo porque ya comentaban que pasan algo con ella. Pero ahora me da reparo hasta poner la lavadora y pongo una pastilla de lejía para que todo se desinfecte bien. A ver si esto se puede acabar cuanto antes y no pasa nada grave”, explicaba Mari Calvo mientras compraba el pan. 

Esta vecina de Villafranca de Ebro no se ha visto afectada por el brote de gastroenteritis, pero sí le han salido “unas manchas raras en la piel y rosetones” que atribuye al agua. 

Con brote de gastroenteritis y sin agua en Villafranca de Ebro
África Morales, dependienta de la panadería y madre de la bebé afectada por el brote de gastroenteritis
Guillermo Mestre

La dependienta de la panadería África Morales está preocupada por su hija de 11 meses que lleva desde el jueves con diarreas. “Un día está bien y otro no y ya me han dicho que le van a hacer un cultivo de heces”, cuenta.

Ya en la calle, solo hay que andar algunos metros más para encontrarse con personas que no se han sentido bien en la última semana. Virginia Castillón, de 61 años, está de baja porque el pasado domingo tuvo que ir a urgencias del Royo Villanova tras marearse y vomitar. Permaneció toda la noche en observación. “Solo quiero que alguien nos dé una explicación clara de lo que ha ocurrido, estamos enterándonos por los bandos, pero nadie dice claramente lo que ha pasado”, se lamentaba.

A su lado Carmen Abuelo, que también se sintió indispuesta el fin de semana y llegó a tener una fiebre de hasta 38,5, no sabe lo que va a tener que hacer con el aljibe de 10.000 litros que rellenó el pasado 21, dos días antes de que el Ayuntamiento comunicara que no era potable. “No sé lo que vamos a hacer, lógicamente habrá que vaciarlo y desinfectarlo, pero no sabemos ni dónde tirar ese agua. Además del dinero que nos costará”.

Este mismo miércoles por la mañana dos empresas, por encargo del Instituto Aragonés del Agua (IAA), han tomado muestras en seis lugares públicos de la localidad: la fuente, el ambulatorio, el bar de las piscinas, el Ayuntamiento, la residencia de mayores y el colegio, además de dos casas particulares. Los resultados de los análisis se conocerán este jueves y el viernes volverán a repetirse. Hasta que estos dobles pruebas no den que el agua ya es potable no se restablecerá el suministro con normalidad. No obstante, desde el IAA han señalado que los últimos análisis han salido bien.

Al mediodía, el Ayuntamiento ha distribuido un palé de 64 garrafas de cinco litros, una por familia, entre los vecinos. La propia alcaldesa, Volga Ramírez, se ha encargado de entregarlos junto a un operario municipal. “Por la tarde volveremos a hacerlo y así todos los días hasta que esto esté solucionado”, aseguraba. Asimismo dejaba muy claro que va a pedir responsabilidades y “a demandar a quien haga falta” por lo ocurrido. En relación con las críticas por la tardana respuesta del Ayuntamiento y la falta de unas explicaciones claras, se escudaba en que los resultados de las distintas pruebas con las fechas y todos los pasos que se han dado están colgados en el tablón del Ayuntamiento.

Por su parte, el Gobierno de Aragón ha anunciado que pedirá daños y perjuicios a la empresa que gestiona la depuradora de Villafranca por la contaminación del agua.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión