Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

El juez confirma la prisión para el líder de los DDP por la violación grupal en Zaragoza

El jefe de la banda latina y otros dos lugartenientes fueron citados ayer a declarar, pero solo habló el autor de la grabación, que dijo que la víctima aceptó voluntariamente mantener relaciones sexuales con los seis acusados.

Steven Guarionex Vásques, el presunto líder de los DDP, en uno de sus vídeos musicales.
Steven G. V., líder de los DDP en Zaragoza, en uno de sus vídeos musicales.
Heraldo

El juez que investiga al cabecilla de la banda latina Dominican Don’t Play (DDP) en Zaragoza y a otros cinco de sus miembros por la presunta violación grupal de una joven en junio de 2020 citó ayer a declarar a tres de ellos. Se trata del líder de la organización, Steven Guarionex V. M., alias Biwan, y de quienes la Policía Nacional considera sus dos lugartenientes: Santiago L. V. y Juan Estibel F. C. Los tres se encuentran en prisión provisional desde el pasado mes de marzo, cuando se consiguió descabezar al coro zaragozano de los DDP. Y aunque las grabaciones que sacaron a la luz la presunta agresión sexual se conocieron en julio, al no existir riesgo de fuga el instructor no los había llamado para conocer su versión de los hechos.

En cualquier caso, la comparecencia de los tres encausados no sirvió para mucho, ya que el único que quiso hablar fue el autor de los vídeos, Santiago L.V., quien se limitó a decir que nadie obligó a la chica a mantener relaciones sexuales, sino que lo hizo voluntariamente. El líder de los DDP y el tercer citado se acogieron a su derecho a no declarar.Pese a ello y basándose en los informes que obran hasta ahora en la causa, la Fiscalía solicitó prisión provisional para los tres jóvenes, medida que acabó decretando el juez Rafael Lasala.

Ni la Policía Nacional ni el Ministerio Público creen que la chica que aparece en las imágenes –extraídas de un teléfono móvil intervenido a Santiago L.V.– consintiera tener sexo con los seis investigados. Una de la hipótesis que barajan los investigadores es que estos suministraran a la víctima algún tipo de sustancia de sumisión química. Solo así se explican los mareos y síntomas extraños que dijo sentir esta chica durante los dos agónicos días que pasó en la vivienda del barrio de San José de Zaragoza donde ocurrieron los hechos. Y lo cierto es que, como se hace constar en el atestado remitido al juez, en todos los vídeos intervenidos la joven aparece siempre en actitud pasiva. La joven acabó ingresada en la unidad de Psiquiatría del Hospital Royo Villanova, donde pasó una semana y media. Ahora, ni siquiera se atreve a denunciar a sus presuntos agresores.

El gran objetivo de la Policía Nacional es ahora localizar a Mustapha Kamel A., el único de los seis investigados por la violación grupal que ha conseguido darse a la fuga. Su nombre y su fotografía aparecen en algunos de los teléfonos intervenidos, pero se trata de un delincuente habitual bastante escurridizo. En los registros policiales constan 33 reseñas desfavorables, la mayoría de ellas por órdenes de detención. Pero es que son hasta cuatro los juzgados de lo Penal o Instrucción de Zaragoza que tratan de localizarlo para que ingrese en prisión por distintos delitos de robo con violencia o intimidación. Al parecer, podría haber huido a Francia.

Avanza la segunda causa

Al margen de las pesquisas del Juzgado de Instrucción número 7    por la violación grupal, existe una segunda causa abierta contra trece integrantes del coro zaragozano de los    DDP por tenencia de armas prohibidas, delitos contra salud pública y pertenencia a organización criminal. De esta se encarga el Juzgado de Instrucción número 9, que acaba de recibir un completo informe sobre el contenido de los teléfonos móviles intervenidos a los detenidos durante la gran operación de marzo.

Como reflejan los especialistas del Cuerpo Nacional, en algunos de ellos se han encontrado abundantes fotografías, vídeos y mensajes de Whatsapp que apuntalarían los delitos que se atribuyen a sus titulares. Sobre todo, la integración de todos ellos en una banda declarada ilegal por el Tribunal Supremo. A modo de ejemplo, la Policía destaca numerosas fotografías en las que todos ellos aparecen haciendo los gestos que identifican a los DDP, así como otras de miembros de sus eternos enemigos: los Black Panther (BP) y los Trinitarios. Según los investigadores, usarían estas últimas fotos para identificarlos y poder atacarlos o defenderse de ellos.

El análisis de los terminales telefónicos ha permitido extraer también de ellos vídeos y fotogramas de recientes agresiones atribuidas a la organización. Entre otras, la que se produjo en el Parque Tío Jorge el 13 de agosto de 2020 y en la que resultó herido de gravedad un joven miembro de los BP.

Las conversaciones de los investigados a través de Whatsapp o de Instagram también han servido para constatar su vinculación a un grupo especialmente peligroso y que actúa de forma jerarquizada y organizada. Como prueba, los 50 euros que pagan los días 11 de cada mes para sufragar los gastos de la banda.Y como se desprende del intercambio de mensajes, parte de la recaudación se entrega después a los responsables nacionales de los DDP, con los que se reúnen periódicamente en Madrid.

Del análisis de todo este material ha quedado patente también la lucha que existía actualmente entre los DDP y los BP por hacerse los ‘dueños’ del Parque Bruil. Y de ahí muchas de las recientes reyertas en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión