Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

#YoComproEnAragón

zaragoza

El Ayuntamiento abrirá Cogullada a la industria limpia y al comercio y valora admitir discotecas

Permitirá nuevos usos en el polígono para integrarlo en la ciudad y legalizar negocios de todo tipo ya instalados. Los partidos coinciden en atraer empresas logísticas y de movilidad y mejorar sus calles.

El polígono de Cogullada está al 65% de ocupación.
El polígono de Cogullada está al 65% de ocupación.
TONI GALAN

El polígono de Cogullada de Zaragoza, anclado en el tiempo desde los años 60 por la degradación y la falta de inversiones, ha comenzado desde hace un tiempo una lenta y silenciosa mutación. La salida de la industria pesada y la llegada de nuevos negocios, muchos de ellos en situación de alegalidad, son solo algunas de las consecuencias de haber sido absorbido por la ciudad. Ahora, el Ayuntamiento quiere dar el impulso definitivo para su revitalización, y a falta de presupuesto para una intervención integral que regenere sus 552.042 metros cuadrados de calles y parcelas maltrechas, se van a ampliar los usos permitidos para atraer nuevos negocios y que sea el propio mercado el que le dé una nueva vida.

En concreto, el gobierno PP-Cs ha entregado a los grupos de la oposición una propuesta de modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que apuesta por cambiar el uso dominante en el polígono. De esta forma, la industria pesada dejaría paso a «actividades productivas propias del medio urbano, vinculadas a la elaboración, transformación, tratamiento, reparación, manipulación, almacenamiento o distribución de bienes materiales, así como la producción de sistemas informáticos, audiovisuales y similares, independientemente de las técnicas empleadas».

En palabras del concejal del área, Víctor Serrano, se trata de «recuperar el polígono sin que deje de ser un polígono». No se expulsaría a ninguna empresa, pero se apostaría por la llegada de otras menos nocivas para los barrios colindantes y que pudieran aprovechar uno de sus mejores valores, la céntrica ubicación. Así, en el Consistorio creen que es el lugar propicio para negocios de logística urbana, movilidad eléctrica, tecnología en investigación, aparcamientos en altura...

En cualquier caso, la propuesta, redactada por Ramón Betrán, director del Servicio de Planificación y Diseño Urbano del Consistorio, plantea articular los posibles usos del polígono en función de un reparto zonal. Mientras los almacenes e industrias permanecerían en el interior, las parcelas perimetrales y más próximas a las viviendas del entorno alojarían servicios, comercios y oficinas. Para ello, además, se permitirían inmuebles de hasta cinco plantas de altura y se requerirían construcciones de cierta calidad arquitectónica que ayudase a mejorar la estética del área.

Gimnasios, iglesias, peñas...

La propuesta permitiría a su vez regularizar las múltiples naves que se han reconvertido estos últimos años en gimnasios, peñas, locales de ensayo de música e incluso iglesias de diferentes confesiones. El gobierno y los grupos de la oposición se reunirán el próximo día 30 para poner en común todas las ideas y buscar un acuerdo de consenso con el que desatascar por fin la revitalización de Cogullada, uno de esos proyectos enquistados durante años en los despachos del Ayuntamiento.

Desde el grupo socialista ven con buenos ojos la modificación, apuntan como posible sector interesado el de las cocinas de las comidas a domicilio y abren la puerta a la implantación del ocio nocturno en la zona. Será uno de los debates sobre la mesa, ya que la propuesta no contempla llevar discotecas al polígono, pero tanto el PSOE como Podemos lo respaldan.

Desde el gobierno, Serrano aceptaría la petición siempre y cuando cuenten con el aval técnico y jurídico y no sea excluyente de otro tipo de actividades. «Podría darle vida al polígono», apunta. Por su parte, en ZEC apuestan por potenciar «espacios de autogestión y reparación de electrodomésticos frente a la obsolescencia programada», mientras que desde Vox todavía no se pronuncian.

Primeras obras y retoques con el presupuesto de 2022

Tuberías obsoletas que revientan a menudo, solares degradados, aceras bacheadas, tendidos de luz de alta tensión sin soterrar, vandalismo y sustracción de cobre... Cogullada acumula una larga lista de deficiencias sin solución desde hace años. «Es insostenible, parece un vertedero», lamenta Juan Álvarez, presidente de la asociación de empresarios del polígono. Destaca que «ahora parece que hay buena voluntad» por lo que da un voto de confianza, pero pide actuar con urgencia.

En la misma línea, Juan Andrés Pinilla, de la asociación de vecinos de La Jota celebra la propuesta normativa pero pide inversiones inmediatas en el sector. En este sentido, un estudio cifraba en 13 millones de euros el coste de adecuar las maltrechas calles y servicios del polígono al siglo XXI.

Afrontar tan elevado coste no está en los planes del Ayuntamiento, por lo que fía la reconversión a la pujanza del mercado privado y los nuevos usos. En cualquier caso, el Consistorio prevé incluir partida presupuestaria en 2022 para acometer las primeras intervenciones tanto en Cogullada como en otras áreas industriales de la ciudad. El presidente de la asociación de polígonos de Aragón, Carlos Marquino, está redactando las necesidades más acuciantes para trasladarlas al gobierno.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión