Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

sucesos en zaragoza

Una pareja se mete en una guardería, pasa la noche allí y sustrae potitos y peluches

Los acusados se enfrentaban a penas de prisión, pero finalmente han sido condenados a una multa de 232 euros. 

El juicio se celebró en la Ciudad de la Justicia
El juicio se celebró en la Ciudad de la Justicia
Aránzazu Navarro

La ocurrencia les podía haber costado penas de entre uno y dos años de cárcel, pero finalmente han sido condenados a una multa de 232 euros por una tentativa de hurto. El 26 de marzo de 2019, cuando España entera estaba confinada por la covid-19, la pareja formada por Gorka A. M., de 35 años, y Yulia I. M., de 22, decidió pasar la noche en una guardería infantil de la calle Centro, en el barrio de Casablanca de Zaragoza.

Según la sentencia del Juzgado Penal número 1, primero los acusados accedieron a la caseta del conserje de la finca y se apoderaron de una linterna, un juego de llaves de buzón y un peluche con forma de canguro. Después, accedieron a una guardería cercana. Allí cogieron una mochila vaquera, propiedad de una niña, algo de ropa y comida –como batidos y potitos– y los 50 euros que había en una caja.

Después, la pareja, que también llevaba un perro, optó por dormir en las colchonetas del centro y taparse con las mantas de los niños. El sueño debió ser profundo porque no contaron con que a las 7.00 llegara una de las trabajadoras y, junto al conserje del inmueble, los sorprendiera en el interior. Entre los dos los retuvieron mientras llegaba la Policía, que los sorprendió cuando salían por la puerta principal con los objetos sustraídos. Mientras tanto, el perro de la pareja rompió varias pelotas que cogió para jugar, así como un robot de limpieza y unos enchufes.

Los agentes recuperaron todos los objetos sustraídos, así como el dinero. La encargada de la guardería, que tuvo que tirar las colchonetas y las mantas, no quiso reclamar por los desperfectos. Como los efectos y los daños no superaron los 400 euros, los objetos robados fueron devueltos y tampoco pudo acreditarse en el juicio que los acusados emplearan la fuerza para acceder a la caseta del conserje y al centro infantil, la juez entiende que el delito cometido es un hurto en grado de tentativa, como defendía el abogado de Gorka A., Carlos Rubio Mazas, y condena a la pareja a 232 euros de multa. Yulia I. M. fue asistida por la letrada Ana Isabel Aztiria.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión