Zaragoza
Suscríbete

aragón

Las 25 denuncias por delitos de odio en Aragón y la ardua lucha contra ellos

Un total de 22 ciudadanos resultaron víctimas de estos ataques en 2020, mientras que 23 personas fueron detenidas o investigadas.  

Manifestación de repulsa ante el asesinato de Samuel
Manifestación de repulsa ante el asesinato homófobo de Samuel, en La Coruña.
Cabalar

El odio es una de las peores enfermedades que puede padecer una sociedad. Nunca, bajo ninguna circunstancia, conduce a nada positivo. Por eso resulta preocupante que, pese a la insistente lucha de las instituciones contra los delitos con una base de aversión extrema, estos mantengan cada año una cifra estable (y elevada) tanto en Aragón como en el conjunto del país.

A lo largo del año pasado, según los datos publicados recientemente por el Ministerio del Interior, se conocieron en España un total de 1.401 hechos imputables como delito de odio. De estos, 25 ocurrieron en la Comunidad. Un total de 22 aragoneses resultaron víctimas de estos ataques, mientras que 23 personas fueron detenidas o investigadas por insultar, agredir o menoscabar los derechos de otro solo por ser distinto a lo que ellas consideran 'normal'.

La semana pasada, sin ir más lejos, acudió una persona trans a una comisaría zaragozana para denunciar la agresión que había sufrido cuando paseaba por la calle. “Solo por el hecho de caminar de la mano de su pareja”, explica Beatriz Gambón, portavoz de la Policía Nacional que recuerda que el Cuerpo cuenta con agentes especializados para tratar este tipo de circunstancias con el mimo que requieren: “Estos delegados telefonean mensualmente a las víctimas y hacen un seguimientos de estos casos. También mantienen un contacto muy estrecho con los distintos colectivos: inmigrantes, discapacitados, LGTBI...”. Las plantillas deben superar, por instrucción europea, una formación obligatoria en materia de prevención de los delitos de odio.

El racismo es, cada año, el tipo de discriminación que alcanza a más personas. Aunque en los últimos años han ganado peso las denuncias en las que una víctima ha sido atacada por motivos ideológicos. Una polarización que parte de cuestiones concretas, como la declaración unilateral de independencia en Cataluña o la mera polarización azuzada por distintos partidos.

Los agentes especializados animan a la denuncia, ya que temen que “pese a la visibilización del problema todavía hay situaciones que se ocultan”. Por eso, opinan desde la Policía, “es complicado, más allá de las cifras, saber si son situaciones al alza o no”. Los agentes, ante la mínima sospecha, investigan la “gratuidad” de una agresión y sus desencadenantes para poder clasificarla de la manera oportuna.

Los colectivos que atienden a las víctimas opinan que, si bien hay personas que por su condición es un objetivo más evidente para los agresores potenciales, lo cierto es que, como sostiene la oenegé Movimiento contra la Intolerancia, “todo el mundo puede ser víctima y agresor”. En la organización han tratado crímenes con todo tipo de motivación: “Hemos visto casos como las agresiones contra las chicas que recogían firmas para poder poner una pantalla para seguir a la selección española en Barcelona, pero también situaciones de odio contra personas por el mero hecho de no tener hogar, por llevar gafas, por expresarse en castellano o por, como dijo el agresor, ‘hablar en sudaca’. La edad es otro agravante muy recurrente”. Y entre quienes los cometen tampoco hay distinciones especiales.

Planes de convivencia en los centros

De forma paralela a la formación interna, la Policía ha puesto en marcha un plan director para la convivencia y mejora en los centros educativos. “Es un plan vivo que contempla charlas en los colegios e institutos y al que ahora hemos añadido el estudio de los delitos de odio, unas agresiones muy dolorosas porque atacan a la dignidad humana, a la esencia de la persona.”, subrayan desde la Jefatura.

No es el único organismo público que ataca esta lacra. El Gobierno de Aragón habilitó antes del verano un teléfono gratuito para atender los delitos de odio por homofobia, orientación sexual o identidad de género. El año pasado, según Interior, se registraron una quincena de este tipo de ataques.

El servicio se presta desde el Colegio de Abogados de Zaragoza a través del 687 189 069 o la cuenta de correo consultasigualdadetrato@reicaz.com. Este servicio busca orientar y asesorar a las personas que hayan sufrido este tipo de ataques.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión