Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

sucesos

Una okupa llama a la Policía para que le abra la puerta de un edificio en Zaragoza

La mujer dijo a los agentes que vivía allí y le habían puesto un candado en la puerta. El inmueble fue adquirido hace varias semanas por un particular, que lleva desde entonces intentando echar a los inquilinos ilegales.

La Policía Local y los Bomberos de Zaragoza intervinieron este jueves en la calle Cerezo 40.
La Policía Local y los Bomberos de Zaragoza intervinieron este jueves en la calle Cerezo 40.
HERALDO

La Policía Local se desplazó este jueves por la tarde al número 40 de la calle Cerezo de Zaragoza tras recibir la llamada de una mujer que decía vivir en el edificio y no poder entrar porque habían puesto un candado en la puerta. La señora reconoció a los agentes que ocupaba un piso de la primera planta de forma ilegal, para contarles después que el  nuevo dueño le había arrebatado poco antes las llaves de forma violenta. Según esta, tenía todas sus cosas dentro. Y lo peor, era diabética y no podía coger la insulina.

Con ayuda de los Bomberos de Zaragoza, se logró acceder finalmente al bloque a través de un balcón. Una vez dentro, se cortó la cadena de la puerta principal y la okupa pudo acceder al domicilio. Los municipales no encontraron a nadie dentro del inmueble, pero dieron cuenta de lo sucedido a la Policía Nacional, que podría abrir ahora diligencias contra el dueño por coacciones. La Jefatura Superior explicó a HERALDO que el miércoles por la tarde intervinieron en el mismo edificio a petición del propietario, ya que se encontró dentro a otro okupa y se produjo una fuerte discusión entre ellos al intentar echarlo

La abogada Carmen Sánchez Herrero, que asiste al dueño del bloque, decía este jueves no entender cómo la Policía puede abrir la puerta a una okupa para acceder a un piso que no es suyo. "Este hombre compró hace unas semanas el edificio a un banco y lo único que ha hecho es poner una cadena. La Policía puede investigar unas supuestas coacciones, pero no puede abrir un edificio a cualquiera", se lamentaba la letrada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión