Zaragoza
Suscríbete por 1€

medio ambiente

Los primos de Batman que luchan contra la mosca negra

El Ayuntamiento lleva una década colocando cajas de nidificación de murciélagos en la ribera del Ebro. Llegan a comer mil mosquitos en una hora y evitan numerosas plagas de insectos.

Zaragoza celebra la noche de los murciélagos para dar a conocer su aportación
Los murciélagos son los únicos mamíferos voladores y se alimentan de insectos.
Efe

Dicen que son un insecticida natural y, por eso, muchas ciudades tratan de atraerlos. No es tarea sencilla porque los murciélagos son algo sibaritas a la hora de elegir refugios y no les convence cualquier casa. El Ayuntamiento de Zaragoza lleva casi una década colocando cajas de nidificación de murciélagos a lo largo de la ribera del Ebro para “aumentar la población de este mamífero que es muy beneficioso para el control de insectos”, explican desde el área de Medio Ambiente.

Las cajas no tienen mucho misterio, son de madera con un simbolito propio de Batman en su exterior, y pueden verse también en algunos parques parques (Grande, Tío Jorge y Bruil), en el azud de Vadorrey o en la zona del galacho de Juslibol. Hay más de medio centenar bajo los puentes del Ebro y forman parte de un programa municipal de fauna urbana que trata de combatir también de forma natural otras plagas especialmente molestas como la de la mosca negro a las mariposas de procesionaria.

Son agentes de control biológico: cada ejemplar puede comer hasta 1.200 mosquitos en una hora

“En las casas nido poco a poco se ha ido asentando una interesante población. Solemos inspeccionarlas en septiembre, con la ayuda de grúas y cestas del servicio de Arquitectura, porque ahora están en época de cría y no se las puede molestar ” explica José Antonio Pinzolas, experto naturalista y técnico del Ayuntamiento de Zaragoza.

“Se trata de un tipo de fauna que se estaba perdiendo en los entornos urbanos y que contribuye a controlar ciertas plagas", continúa Pinzolas, si bien la tan molesta mosca negra de crueles picotazos no se encuentra entre el menú preferido del murciélago. “Ayudan más a controlar la mosca negra otro tipo de especies como las golondrinas, los aviones comunes o los vencejos. Ellos son grandes consumidores de insectos durante el día, mientras que, por la noche, toman el relevo los murciélagos. De hecho, también estamos instalando cajas para atraer a estas colonias de aves: acabamos de colocar una en el parque de Bomberos de Valle de Broto y esperamos poner más en los próximos meses bajo los puentes del río”, explica Pinzolas.

De la fabricación de estas cajas se encargan los carpinteros de los servicios municipales, que han sido también los encargados de hacer unos diseños especiales que se adaptan a cada una de las especies. Los murciélagos son animales (los únicos mamíferos voladores) que necesitan sitios oscuros para criar y descansar. Generalmente lo hacen en agujeros en troncos de árboles secos o cuevas y su hábitat se está recortando considerablemente por lo que estas cajas pueden ser un lugar óptimo para instalarse. Estos nidos prefabricados disponen de una ranura baja por donde los animales entran para obtener perfecto refugio y la gran mayoría de ellos están en uso a juzgar por los residuos y excrementos que se hallan tras las inspecciones.

Casas para los murciélagos zaragozanos
Del diseño y la construcción de las casas refugio se encargan los talleres municipales.
Ayto. Zaragoza

Cada murciélago puede llegar a cazar 1.200 en una hora, lo que los convierte en un elemento clave y esencial para el control de muchos insectos perjudiciales para la agricultura. “Los murciélagos resultan muy útiles como agentes de control biológico, limitando el crecimiento de poblaciones de insectos y artrópodos que se podrían convertir en una plaga. De esta forma protegen indirectamente a los humanos y a otros animales de enfermedades transmitidas por insectos”, explican en el Ayuntamiento, donde añaden que -a pesar de su leyenda negra- son animales totalmente inocuos para el hombre. Llevan mala fama por las películas de vampiros, “pero no atacan a las personas”, insisten, “como se ha podido comprobar cuando se encuentra alguno desvalido: ha de meterse en una caja y se avisa a la Unidad Verde”.

Para confirmar que los murciélagos son grandes aliados de los agricultores, los ecologistas se apoyan en estudios internacionales como uno de la Universidad de Cornell, que les atribuye una efectividad cazadora increíble gracias a sus cenas de mosquitos, sobre todo, en los meses de mayo a julio. Los estudios indican que en tareas de “control biológico”, estos mamíferos insectívoros protegen hasta un 88% más que las aves los campos a los que se les permite el acceso. Fuera de Zaragoza, el Gobierno de Aragón, desde su Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, también ha fomentado el estudios y el seguimiento ecológico de los murciélagos, que tienen una de sus mayores colonias en el paraje protegido de los pinares de Rodeno (Teruel). En este recodo turolense se han identificado hasta 20 especies distantes de murciélagos -algunos de medio metro de envergadura y hasta 80 gramos de peso-, lo que lo convierte en el lugar más relevante para la conservación de estos animales dentro de la Red Natural de Aragón.

El peligro de los parques eólicos

La principal amenaza para las colonias de estos mamíferos hasta la fecha eran los incendios forestales, pues muchos ejemplares aprovechaban los orificios en los pinos hechos por los pájaros carpinteros para establecer su hogar, si bien en los últimos tiempos los ecologistas advierten de otro elemento que les provoca gran mortandad: la proliferación de parques eólicos. “No es tanto por el impacto contra las aspas de los molinos como por los cambios de presión cuando vuelan junto a las hélices. De pronto se han encontrado muchos ejemplares muertos no por colisión sino por hemorragias internas”, comentan desde SEO Birdlife. Cada año mueren en España entre 100.000 y 200.000 murciélagos por las aspas de los aerogeneradores, según la Asociación Española para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos (Secemu).

Añaden que este grupo faunístico es muy vulnerable frente a las acciones humanas, sobre todo, porque dependen mucho de sus refugios y tienen una baja tasa de reclutamiento: no se reproducen tanto como parece. Para conocer algunas de las singularidades de esta especie, el Ayuntamiento celebra algunos años lo que dan en llamar ‘La noche de los murciélagos’, con actividades como la escucha de sus ultrasonidos o talleres sobre su dieta de insectos y frutos, pero nunca de sangre...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión