Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

La Audiencia manda investigar si una mujer usó los 'smartwatch' de sus hijos para espiar al exmarido

Un juez instructor de Zaragoza archivó el caso en junio, pero la Audiencia Provincial ve ahora indicios de un delito contra la intimidad que podría acarrear una pena de hasta 4 años de prisión.

Un niño luce un reloj inteligente en su muñeca.
Un niño luce un reloj inteligente en su muñeca.
José Miguel Marco

El ‘smartwatch’ o reloj inteligente se ha convertido en el regalo estrella de las comuniones. Los hay sencillos, dotados con geolocalizador (GPS) y funciones básicas como medir el ritmo cardiaco o la quema de calorías. Sin embargo, algunos de estos dispositivos cuentan con una tarjeta SIM que los convierte en auténticos teléfonos móviles de pulsera con todas sus aplicaciones y herramientas. Por ejemplo, grabar una conversación y enviarla de forma instantánea a otro usuario. Y estos parecen ser los que una mujer compró a sus hijos, de 7 y 9 años, con la presunta intención de espiar a su exmarido. De ahí que, tras conseguir que el mayor de los chicos confesara sus sospechas, el hombre acabara denunciando a su mujer por un delito contra la intimidad.

El Juzgado de Instrucción número 5 de Zaragoza admitió a trámite la causa y llegó a tomar declaración a la madre de los menores en calidad de investigada. Pero debieron de convencerle sus argumentos, porque el pasado 15 de junio dictó un auto decretando el sobreseimiento provisional de las actuaciones por no ser los hechos constitutivos de delito. No conforme con la postura del instructor, el denunciante decidió presentar un recurso de apelación ante la Audiencia de Zaragoza, que acaba de pronunciarse dando la razón al padre.

Los magistrados de la Sección Sexta dejan claro que los hechos narrados podrían ser indiciariamente constitutivos de un delito de revelación de secretos «en lo relativo a la interceptación de comunicaciones o utilización de artificios técnicos de escucha, grabación o reproducción del sonido, la imagen o cualquier otra señal». Y recuerdan que, conforme al artículo 197.1 del Código Penal, estas conductas se sancionan con penas de hasta cuatro años de prisión e importantes multas.

Como el denunciante, la Audiencia Provincial considera que el archivo de la denuncia por parte del juez instructor fue prematuro. Razón por la cual, no solo ordena al magistrado que reabra la causa, sino que determina de forma detallada cuáles serían las pruebas a practicar. Para empezar, los magistrados dicen que procede un análisis de la tarjeta SIM del ‘smartwatch’ que usaba el mayor de los niños. El objetivo, conocer todo el tráfico de mensajes , de texto y de audio, llamas de voz, así como los lugares donde estuvo activada la función de geolocalización.

La Audiencia pretende saber también con qué dispositivos o teléfonos estaba enlazada esta tarjeta telefónica. Por todo ello, cree necesario que el juez instructor encargue a la Unidad de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional el correspondiente informe pericial.

"Debes ser más cuidadoso"

Al formular la denuncia, el padre de los niños hizo constar que su hijo mayor le llegó a confesar que, cuando le dijo a su madre que había sido descubierto, esta le advirtió: «La próxima vez debes ser más cuidadoso». El hombre asegura que los pequeños también le contaron que presenciaron una conversación entre la mujer y los abuelos maternos en los que estos, al saber del uso de los dispositivos, le habrían dicho: «Eso no está bien». De momento, el juez deberá seguir investigando.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión