Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Un taxista pide 5 años de cárcel para el joven incapacitado que le robó el coche en Zaragoza

El acusado, tutelado por la DGA desde 2010, le pidió que lo llevara hasta el barrio Oliver. Y al llegar a un callejón, lo echó a la fuerza del vehículo.

Un taxi con matrícula azul, ayer en Zaragoza.
Imagen de archivo de varios taxis en Zaragoza.
Aránzazu navarro

El Juzgado de lo Penal número 6 de Zaragoza se vio obligado a aplazar el juicio que tenía previsto celebrar este miércoles contra Sergio R.G., un joven de 30 años al que la Policía Nacional detuvo en septiembre de 2020 en el barrio Oliver tras obligar a un taxista a bajarse de su vehículo, ponerse al volante y marcharse con él. La Fiscalía pedía para el acusado dos años y medio de prisión y la víctima, justo el doble. Sin embargo, la juez se dio cuenta in extremis de que el investigado fue declarado oficialmente incapaz en mayo de 2010, y que desde entonces se encuentra bajo la tutela del Gobierno aragonés. Y era a este, como tutor legal, a quien tenían que haber citado.

Los hechos que se imputan al encausado, que ahora tiene 30 años, se produjeron sobre las dos de la madrugada del 17 de septiembre. Como recuerdan tanto la acusación pública como la particular, Sergio R.G. dio el alto al taxista en la calle de Conde Aranda y le pidió que lo llevara alMcDonalds ubicado junto a la gasolinera de Los Enlaces. Sin embargo, al llegar allí, se dieron cuenta de que el restaurante estaba cerrado.

El cliente cambió sobre la marcha de planes y dio al conductor una nueva dirección. En este caso, le pidió que lo llevara a la calle de Bartolomé Llorente, que resultó ser un callejón sin salida. Al taxista no le dio tiempo ni a reaccionar, ya que el ahora acusado se bajó automáticamente del vehículo, se dirigió hacia la puerta del conductor y le invitó a apearse. Se produjo entonces un forcejeo entre ambos hombres que terminó con el encausado al volante, marchándose a toda prisa del lugar.

La fuga no iba a durar mucho, ya que la Policía Nacional localizó poco después el taxi robado cerca del campo de fútbol de La Camisera, en el mismo barrio Oliver. Eso sí, el huido había intentado meterse en un garaje y había chocado contra las paredes, causado graves daños a la carrocería. Los desperfectos fueron tasados por un perito y valorados en más de 1.400 euros, cantidad que ahora se reclama también al acusado, así como los 12 euros de la carrera que nunca abonó.

La defensa, a cargo del letrado Rafael Ariza, ha aportado ya a la causa la sentencia del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia de Tarazona que declaró incapaz a su cliente, ya que entiende que su historial médico debería ser suficiente para declararlo inimputable. Porque, como dijeron los forenses en su día, presenta una psicosis crónica que le impide controlar sus actos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión