Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

El acceso al Pozo de Pígalo en Luesia se regula otra vez este verano con la reserva previa

Para acceder a la zona de pozas hay que pagar el parquin, que se limita a 50 vehículos diarios entre coches y motos.

Bañistas en las pozas de Pígalo en julio del año pasado
Bañistas en las pozas de Pígalo en julio del año pasado
Laura Uranga

La zona de pozas de Pígalo en el río Arba en la localidad zaragozana de Luesia, que se encuentra a ocho kilómetros del casco urbano, está entre las más populares de Aragón. Tienen varios lugares de salto y una profundidad considerable que la convierten en un atractivo indiscutible para hacer frente al calor veraniego. Por segundo año consecutivo, el Ayuntamiento pone en marcha estos meses estivales un sistema de reserva previa para acceder al aparcamiento, que cuenta con plazas limitadas para 50 vehículos al día entre turismos y motos o quads.

Así, para utilizar este parquin, con el que se quiere evitar la masificación y el descontrol en este paraje natural, hay que abonar una tasa de ocho euros por coche y cuatro por moto o quad a través de la página web del Ayuntamiento de Luesia www.luesia.es. La reserva se hace efectiva presentando el resguardo de esta en el móvil a las personas que controlan tanto la entrada a la pista forestal por la que se llega al aparcamiento como en el mismo parquin.

El concejal luesiano, Mario Miana, explica que los visitantes que lleguen tendrán que mostrar su tique en el teléfono a las dos personas que vigilan la entrada desde la carretera A-1202 a la pista forestal por la que se accede a las pozas. "En el aparcamiento, que se encuentra junto a la zona de baño, hay otros dos empleados municipales". Con esta iniciativa se quiere regular el aforo para que no supere las 300 personas, y proteger la zona de actitudes incívicas. Está prohibido estacionar fuera del lugar señalizado para ello.

El coste de ocho euros por turismo, aunque sea compartido, es el mismo que se estableció el año pasado. Antes se pagaban tres. El precio sigue siendo una cantidad casi simbólica, pero el municipio obtiene un pequeño retorno que se invierte en la limpieza de la zona y en el salario del personal encargado de efectuar ‘in situ’ el control. No obstante, apunta el edil, con lo que se recauda no se llegan a cubrir los costes laborales.

La temporada de baño se estrenó el pasado fin de semana. "El tiempo no acompañó demasiado, porque hizo algo de frío, pero aún así hemos tenido unas 30 reservas el sábado y el domingo. Lo habitual es que se llene el aparcamiento todos los fines de semana", explica Miana.

Con este sistema de reserva previa "se busca regular el acceso al entorno de la zona de baño del río Arba de Luesia, ya que está situada en el interior del paisaje protegido de la Sierra de Santo Domingo."Además, nuestro objetivo es proteger el entorno natural", precisa el concejal luesiano. La Guardia Civil y los agentes de protección de la naturaleza velarán por el cumplimiento de las normas aprobadas, pudiendo imponer multas de hasta 150 euros a quienes las incumplan.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión