Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

tribunales

Un policía graba desde su casa a dos hermanos cuando simulaban una colisión en Zaragoza

El agente vio como uno de ellos maniobraba hacia atrás con su furgoneta y embestía hasta tres veces al coche del otro en Zaragoza, estafa por la que se enfrentaban a dos años de prisión.

Imagen de archivo de un coche siniestrado.
Imagen de archivo de un coche siniestrado.
Pixabay

Dos hermanos de origen ucraniano acaban de ser condenados a 105 días de prisión por simular un accidente de tráfico en Zaragoza para intentar estafar a la compañía de seguros. A la hora de urdir el plan, contaron con la colaboración de un tercero, sobre el que ha recaído la misma condena. Sin embargo, eligieron mal el lugar donde representar la farsa, ya que lo hicieron bajo el domicilio de un policía nacional, que, sorprendido por lo que estaba viendo, decidió grabarlo todo con su móvil.

Los hechos que llevaron al banquillo a los hermanos Olexandr y Viktor L. se produjeron sobre las cinco de la tarde del 21 de abril de 2019 en    la calle Bruselas de La Almozara. Como reconoce la sentencia del Juzgado de lo Penal número 2, ambos se confabularon con su compatriota Sergiy P. para ejecutar el plan, ya que era este quien le había vendido a uno de ellos el Renault Laguna que terminó abollado y por el que pretendían cobrar la indemnización. La compra-venta se había llevado a cabo recientemente, por lo que este hombre todavía figuraba como titular de la póliza de accidentes, circunstancia esencial a la hora de pergeñar el engaño. No en vano, las compañías no responden de los siniestros cuando los seguros están a nombre de familiares.

La grabación aportada por el policía nacional no recoge toda la secuencia de hechos, porque cuando el funcionario se asomó a la calle desde su cocina pensó que se trataba de un simple golpe entre dos vehículos. Es decir, un verdadero accidente de ‘chapa y pintura’. Sin embargo, para su sorpresa, el conductor de la furgoneta Ford Transit que acababa de embestir al Renault Laguna, volvió a repetir la maniobra. Y por dos veces más chocó contra el frontal del segundo vehículo, que estaba perfectamente aparcado en batería.

Al ver que había dos personas en la acera contemplando lo que ocurría con absoluta naturalidad, el agente llegó a pensar que se trataba de una especie de ajuste de cuentas contra el propietario del turismo. De ahí que decidiera ponerse a grabar con su móvil    y llegara a recoger el tercer y último golpe. Al comprobar después que los tres acusados estaban rellenando un parte amistoso de accidentes, se dio cuenta del intento de estafa y frustró sus planes. Porque el titular del seguro llegó a reclamar los daños a su compañía, que convencida de la veracidad de lo ocurrido dio curso al parte y peritó los desperfectos en 2.385 euros, suma que habría abonado al cliente de no mediar el aviso de la Policía.

La Fiscalía acusaba a los tres hombres de un delito de estafa en grado de tentativa en concurso medial con otro de falsedad en documento público. Pero el juez entiende que solo cabe condenar por el primero. De este modo, los encausados, a los que defienden los letrados Cristian Monclús Escó y Ana García del Cacho, han logrado evitar las penas de dos años de cárcel a la que se enfrentaban.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión