Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

violencia de género

El presunto asesino de Katia sobrevive a la caída del 5º piso y ya está en la cárcel de Zuera

La mejoría del investigado, que ha ingresado en el módulo de enfermería, permitirá tomarle declaración por videoconferencia a finales de mes.

Al fondo, la puerta del piso en el que se produjo el asesinato de Katia.
Al fondo, la puerta del piso en el que se produjo el asesinato de Katia.
Guillermo Mestre

El presunto autor del crimen machista de la joven nicaragüense Katia Carolina A. B., el vecino de Las Fuentes Rubén C. R., ya está en la prisión de Zuera. Tras asestar más de 40 cuchilladas a su expareja, de 35 años, el investigado, de 31, saltó a la calle desde el balcón de su vivienda. Sin embargo, al caer sobre el techo de una furgoneta, que estaba aparcada justo debajo y amortiguó el impacto, evitó la que hubiera sido una muerte casi segura. El homicida sufrió un grave traumatismo craneoencefálico y múltiples fracturas que le obligaron a pasar bastante tiempo en la uci del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Sin embargo, su evolución ha sido desde el primer momento positiva y la semana pasó ya a planta.

El titular del Juzgado sobre la Mujer número 1 de Zaragoza, encargado del caso, estaba a la espera de que el presunto autor del asesinato mejorara para tomarle declaración. De hecho, ya emitió un auto en el que decía que procedería a interrogarlo, presencialmente o vía telemática, en cuanto se recuperara. En cualquier caso, el juez ordenó también que, en cuanto su estado de salud lo permitiera, Rubén C. R. fuera enviado al centro penitenciario de Zuera. Y allí se encuentra ya recuperándose de sus lesiones en la enfermería.

En cuanto al interrogatorio del encausado, el responsable de las diligencias acaba de señalarlo para el próximo 30 de junio. Y dado que el presunto homicida todavía se encuentra convaleciente, contestará a las preguntas del magistrado, la Fiscalía y su abogada, Carmen Sánchez Herrero, por videoconferencia desde la prisión de Zuera

La letrada del supuesto asesino solicitó que se aporte a la causa su historial médico, ya que hace tiempo que se le diagnosticó una enfermedad mental. De hecho, por los mensajes de audio y de texto que el investigado se intercambió con su padre la noche del crimen, el pasado 23 de mayo, la defensa cree que pudo actuar en pleno brote psicótico. Para cotejar la autenticidad de los mensajes aportados por su padre a la Policía, el juez ha decretado ahora su cotejo con los que figuran en el terminal del investigado.

A través de su última providencia, el magistrado ha pedido también a los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón que examinen en cuanto sea posible a Rubén C. R. para determinar su grado de imputabilidad, ya que necesita saber si cuando cosió a cuchilladas a la víctima era consciente o no de lo que hacía. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión