Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Encuentran el cadáver de Karim después de cinco días de búsqueda desesperada en el Ebro

El cuerpo del niño apareció 9 kilómetros aguas abajo del punto donde fue visto por última vez. Una patrulla de la Policía Local lo localizó cuando peinaba el camino de La Alfranca, en la margen derecha.

Encuentran el cadáver del niño desaparecido en el Ebro

La familia de Karim ya vela a su niño después de cinco días de desasosiego. El cuerpo sin vida del menor apareció pasadas las 10.00 de este miércoles tras unas jornadas frenéticas en las que los cuerpos policiales, los servicios públicos de la ciudad y de la provincia y hasta el Ejército se volcaron para encontrar al chico, de 13 años, que fue visto por última vez en la tarde del sábado, cuando se metió en el Ebro junto a un amigo muy cerca del embarcadero de la Expo. El hallazgo del cadáver tuvo lugar río abajo, a nueve kilómetros de donde desapareció.

Fue una patrulla de la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) que peinaba la margen derecha entre La Cartuja y el casco urbano la que localizó el cuerpo flotando, que todavía llevaba la camiseta rosa de portero que vestía cuando se perdió su pista. Una agente se desprendió de su cinturón reglamentario y, ayudada por sus compañeros, se descolgó por un desnivel y se introdujo unos diez metros en el Ebro hasta que pudo llevar al niño hasta la orilla. Así concluyeron cinco fechas que tardarán en olvidar las decenas de funcionarios que participaron en las labores de búsqueda.

El inspector jefe del servicio de Bomberos, Eduardo Sánchez, aclaró que estaba dentro de lo previsto que, "a partir del cuarto o quinto día de búsqueda, el cuerpo empezara a coger flotabilidad" y saliera a la superficie. "La experiencia de años de búsqueda en situaciones como esta nos enseña a comprender el comportamiento del cuerpo", indicó. El aumento del caudal debido a las últimas tormentas también favoreció el arrastre del cadáver, como finalmente sucedió, que pudo haber quedado enganchado en un tronco u otro tipo de elemento alojado en el lecho del río.

El forense Eduardo Cantón acudió al camino de La Alfranca para levantar el cadáver del menor. La autopsia se efectuará este jueves a primera hora en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), hasta donde lo trasladó la Hermandad de la Sangre de Cristo. Fuentes del IMLA señalaron que las dos posibles causas del fallecimiento que se barajan son el corte de digestión y la ingesta masiva de agua. Al haber transcurrido los cinco días desde su desaparición, el cuerpo del joven estaba en fase de descomposición. La autopsia concluirá hacia las 11.00 para que la familia pueda trasladar temprano los restos al complejo funerario de Torrero para velarlo y enterrarlo.

Los Bomberos de Zaragoza, que han coordinado el amplio dispositivo desde el pasado sábado, habían decidido finalizar este miércoles los trabajos de buceo en la zona del embarcadero con el objetivo de abarcar más tramo de río. Para ello se iban a emplear todos los medios posibles: lanchas con la unidad canina a bordo y drones que seguirían captando imágenes aéreas, así como el rastreo a pie y a caballo por las riberas. De hecho, el plan acordado con los Bomberos de la Diputación de Zaragoza consistía en que estos últimos arrancarían su batida río arriba desde la presa de Pina, mientras sus homólogos de la capital aragonesa recorrerían el camino inverso.

Desplazados al punto del hallazgo, los concejales delegados de Bomberos y Policía Local, Alfonso Mendoza y Patricia Cavero, respectivamente, trasladaron su pésame y apoyo a la familia, que cuenta con el apoyo de los Servicios Sociales municipales. Mendoza quiso reconocer la labor de todos los participantes en la búsqueda, en especial de los trabajadores del Ayuntamiento, "que han integrado estos días este gran dispositivo, el más amplio de servicios municipales que se ha puesto en marcha para una búsqueda de estas características".

Participaron, además, la Unidad verde, el helicóptero Cóndor y distintas brigadas de la Policía Nacional, como la Provincial Científica y la Regional Judicial, con el jefe del grupo de Desaparecidos al mando, y Protección Civil. Asimismo, se incorporaron los Bomberos de la Diputación de Zaragoza. "En estos cuatro días se ha trabajado sin descanso", valoró Mendoza, quien detalló que la zona donde fue hallado el cuerpo del menor ya había sido revisada en la jornada anterior. "El río es un ente vivo y ha sido esta mañana cuando ha devuelto el cuerpo", matizó.

El alcalde, Jorge Azcón, también trasladó el pésame de la ciudad a la familia: "Todos nos temíamos lo peor y, por lo tanto, el haber encontrado el cadáver significa que la familia descansa y que puede enterrar su hijo". El regidor agradeció "el magnífico trabajo que han hecho todos y cada uno de los hombres y mujeres que han estado en el servicio de búsqueda" y se refirió a los peligros que entraña el río: "Se debe aprender de las lecciones. El Ebro es uno de los emblemas de nuestra ciudad, pero no es un río para que nos bañemos. No debe repetirse lo que ha pasado, que toda la juventud sepa que el Ebro no es un río para jugar, nos lo tenemos que tomar muy en serio".

Conmoción en el fútbol regional

Karim soñaba con ser portero de fútbol y por eso se embarcó en el proyecto de El Gancho C. F. Su equipo, que ayer estaba "destrozado en mil pedazos, roto, con una mezcla de tristeza y rabia imposible de explicar", recibió mensajes desde todos los rincones de la Comunidad, en especial del fútbol aragonés. El Real Zaragoza transmitió sus "condolencias a los familiares y allegados de Karim y un abrazo a toda la familia del equipo", cuyas instalaciones se hallan a solo unos metros del punto donde el niño se refrescaba y desapareció.

También la Federación Aragonesa de Fútbol y la Asociación de Futbolistas Españoles dieron su pésame al equipo del pequeño.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión