Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Mujeres sin hogar en Zaragoza: "A veces tengo algo de miedo, pero esta vida en la calle te hace fuerte"

Lola sobrevive sola en las calles desde hace varios años. La cciudad tendrá este otoño una casa abierta con seis plazas para mujeres sin techo, un proyecto de la parroquia del Carmen y el Ayuntamiento.

Lola, como todo el mundo la conoce, vive sola desde hace varios años en las calles de Zaragoza
Lola, como todo el mundo la conoce, vive sola desde hace varios años en las calles de Zaragoza
Toni Galán

Lola, como todo el mundo la conoce, tiene ficha en la parroquia del Carmen de Zaragoza desde 2016, a la que acude a comer y recoger algo de ropa. Al menos desde ese año vive en la calle en la capital aragonesa, aunque alguna temporada se ha ido a su Alicante natal, donde cuenta que tiene dos hijos y dos nietos a los que llama "mis pitufitos". Duerme por el centro, hasta hace poco en un pasaje comercial y ahora cerca de un portal en el que se siente a salvo.

Dolores González tiene 57 años y una se lo cree porque lo dice el DNI que enseña. Su rostro quemado por el sol y el aire y con profundas arrugas refleja muchos más. No quiere ir a un recurso como el albergue municipal, en el que ya ha estado alguna vez y ha tenido "malas experiencias", por eso prefiere estar a su aire.

"¿Qué si tengo miedo? A veces un poco, pero esta vida te hace fuerte y estoy hablando por derecho", dice. Está sola. "No necesito a nadie", asegura. Tras la contundencia de esta afirmación está la violencia que ha sufrido. Cuenta que tenía un compañero que una noche en un cajero quiso abusar de ella y acabó rompiéndole el brazo izquierdo. "Me ayudó una chica que pasaba e hizo una fotografía con móvil. Lo denuncié a la Policía". "Soy tranquila, pero si me buscan me encuentran, si hay alguien con el que no me llevo bien, cuanto más lejos esté de mí mejor". Es su máxima.

Lola responde al perfil de usuaria del proyecto de casa abierta que tienen en marcha la parroquia del Carmen y el Ayuntamiento, aunque ella prefiera, dice, volver a Alicante. "Mi destino está ahí, me lo dicta mi corazón".

Casi una de cada cinco personas que viven en la calle son mujeres

Actualmente, casi una de cada cinco personas que viven en la calle en Zaragoza son mujeres. Según Cruz Roja, hay cerca de una veintena, algunas en pareja o en grupo porque se sienten más protegidas. En sus estudios de campo en 2016 contabilizó 126 sin techo, nueve (el 7%) eran mujeres. Dos años después, fueron 15 de 120 (el 13%). Mientras, en el comedor de la parroquia del Carmen, otro buen termómetro, el 22% de los usuarios que acuden son mujeres.

Las entidades que atienden a las personas sin hogar vienen alertando desde hace varios años del incremento de féminas en Zaragoza que tienen su hogar en un cajero, bajo un puente o unas cajas de cartón. No es un fenómeno de masas, no afecta a cientos de personas, pero sí a un colectivo doblemente vulnerable, muchas veces invisible. Para atender a estas mujeres que llevan tiempo viviendo en la calle y tienen dificultades muy severas para convivir con otras personas y cumplir unas normas, la parroquia del Carmen y el Ayuntamiento pondrán en marcha este año, de cara al otoño, una casa abierta con seis plazas.

"Es un alojamiento de baja exigencia, donde los horarios son flexibles y las usuarios pueden ir y venir siempre que respeten a los compañeros"

"Es un alojamiento de baja exigencia, donde los horarios son flexibles, los usuarios pueden ir y venir, siempre que respeten al resto de compañeros, y se tratan las adicciones, pero sin prohibir el consumo de un día para otro", explica Lucía Capilla, trabajadora social en el comedor de la parroquia del Carmen y una de las personas que trabaja en esta iniciativa. "El objetivo es que estas mujeres, algunas con problemas de salud mental, que se encuentran en situaciones cronificadas y no pueden entrar en circuito de inserción social tengan atendidas sus necesidades y tras un tiempo puedan acceder a un recurso normalizado, como una residencia", resume. Se trata de un colectivo "doblemente vulnerable" por su género y porque muchas sufren violencia antes de llegar a la calle y mientras sobreviven en ella.

La parroquia del Carmen ha adquirido unos antiguos bajos comerciales en la calle Barrioverde gracias al superávit de 192.232 euros de las cuentas del año pasado. Su funcionamiento será muy similar al dispositivo para hombres que existe en el albergue municipal. Se ubica muy cerca de este y las arcas municipales asumirán los gastos de comida, limpieza, atención sanitaria y vigilancia. Profesionales y voluntarios de la parroquia se encargarán del acompañamiento y la atención.

Este equipamiento "va a ser fundamental para garantizar la protección de las mujeres sin hogar", recalca el consejero de Acción Social del Consistorio, Ángel Lorén. El proyecto está a la espera de la licencia de unas obras que se prolongarán alrededor de cuatro o cinco meses. Desde la parroquia del Carmen y otras entidades llevan ya tiempo trabajando para que algunas mujeres se animen a acudir en un futuro cercano a esta Casa Abierta. 

Marifé Torres vivió algunos días en un coche y ahora da clases de cocina en un programa municipal
Marifé Torres vivió algunos días en un coche y ahora da clases de cocina en un programa municipal
Toni Galán

"Tenía muy claro que quería seguir adelante y pedí ayuda"

Marifé Torres da clases de cocina en un proyecto del Ayuntamiento de Zaragoza que ayuda a personas que han sufrido exclusión a ser autónomas y "preparar un menú con un presupuesto de cuatro euros". Ella acabó en la calle en febrero de 2020 tras quedarse en paro y agotar sus ahorros. Cuando ya no tenía para pagar el alquiler, terminó durmiendo con su perra en un coche durante varios días. "He llevado ampollas en los pies de tanto andar. Pero tenía muy claro que quería salir de la calle, seguir adelante y pedí ayuda. Pensé que lo peor era acostumbrarme a esa rutina", recuerda. Acudió a la Fundación San Blas y tras pasar unos días en un hostal y buscar una familia para su chihuahua, pasó el confinamiento en el albergue municipal.

Ahora tiene un piso de alquiler, colabora en colectivos que trabajan con los que no tienen hogar, "que no es lo mismo que no tener techo, porque yo he visto a una mujer pagar 30 euros al mes por dormir en una bañera y techo como tal tenía, pero ¿un hogar?".

Desde su experiencia huye de los estereotipos. "Siempre se piensa en problemas de adicciones y de salud mental, pero hay mujeres que llegan a esta situación por cuestiones de trabajo y desestructuración familiar". Cree que la pandemia ha sacado a la luz a algunas que por el temor al contagio han recurrido a organizaciones. A su manera ella también ha resurgido. "Desaparecí y ahora he vuelto a quedar con una amiga que pensaba que había muerto. Primero me he tenido que perdonar yo".

Últimas noticias del coronavirus

Toda la información sobre el coronavirus en Aragón.

Más noticias sobre el coronavirus en España y en el mundo.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión