Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

La Fiscalía cree que la actuación policial en el pub de la calle Sevilla de Zaragoza "no fue perfecta"

Solo pide prisión por un delito de atentado contra la dueña del bar y tres clientes, pero reprocha la actitud del agente que tiró todos los vasos de la barra con la porra.

La dueña del bar y los tres clientes, en primera fila frente al tribunal, seguidos de los agentes.
La dueña del bar y los tres clientes, en primera fila frente al tribunal, seguidos de los agentes.
TONI GALAN

El juicio por la trifulca que se produjo la noche de Reyes de 2019 en el bar Corisco Paradise de la calle Sevilla de Zaragoza quedó visto para sentencia este martes. Y si bien la Fiscalía mantuvo la acusación por atentado contra la dueña del local y tres clientes, para los que pide un año de cárcel,  aprovechó su informe final para reconocer que, a su juicio, la actuación de la Policía Local fue «razonable pero no perfecta». El Ministerio Público está convencido de que los cuatro agentes investigados no agredieron a nadie ni cometieron delito alguno. Sin embargo, no cree que la decisión de uno de los funcionarios de usar su porra para tirar todos los vasos que había sobre la barra fuera la más adecuada.

El abogado de los agentes, José Cabrejas, recordó que cuando fueron a medir los decibelios por la queja de un vecino les recibieron con «enorme hostilidad».    «Eran cinco policías uniformados y dos de paisano contra las 46 personas que había allí bebiendo. Y se limpió la barra de cristales fue solo para evitar que se los arrojaran», señaló el letrado, que pide penas de tres años para   los cuatro detenidos durante la intervención.

«Eran cinco policías uniformados y dos de paisano contra las 46 personas que había allí bebiendo

La letrada de los arrestados, Bella Sánchez, censuró el proceder de la Policía Local y mantuvo la petición de sendas penas de 4 años de cárcel para los agentes. Ninguno de los detenidos pudo reconocer durante el juicio a los agentes a los que acusaron de los distintos excesos en la aplicación de la fuerza. Aseveraron que «ninguno de los clientes opuso resistencia», si bien también se practicó la detención de un menor que ya ha sido condenado por haber lanzado una botella contra uno de los policías locales. Varios de los clientes y la propia dueña también aseguraron que durante la trifulca se expresaron distintas «palabras con carga racial».

Etiquetas
    Comentarios