Despliega el menú
Zaragoza
#YoComproEnAragón

Aromas a lavanda, tomillo, sándalo o rosa búlgara en la plaza de San Pedro Nolasco

La aromaterapia, una práctica más desconocida de lo que se cree, se ha abierto un hueco en el céntrico enclave de la mano Oshadhi, una firma presente en toda España con sede en Zaragoza.

Eva Bouza, de aromaterapia Oshadhi.
Eva Bouza, de aromaterapia Oshadhi.
José Miguel Marco

Es un traslado pero sabe (o mejor, huele) a estreno. Porque tras unos años en un pasaje, el centro de aromaterapia Oshadhi "sale a la luz" en plaza de San Pedro Nolasco de Zaragoza. 

De su amplio local escapan a la calle los potentes olores que caracterizan a esta práctica basada en las propiedades de los aceites esenciales de las plantas, que "contienen moléculas sumamente aromáticas y concentradas con principios activos", explica Eva Bouza, responsable de esta firma, que tiene su sede en la capital aragonesa y presencia en toda España.

A juicio de Bouza, la aromaterapia es "aún muy desconocida". No solamente se trata de productos que huelen bien, "es mucho más".

Igual que la medicina y la farmacia modernas se apoyan en parte en sustancias y principios activos extraídos de las plantas, también la aromaterapia recurre a esta fuente natural para beneficiarse de sus diferentes propiedades.

Así, mediante el secular sistema del destilado se obtienen aceites esenciales de plantas o frutos como el geranio, el tomillo, el espliego, la lavanda, el eucalipto, el pino, el limón o el romero, cuyas propiedades se orientan a objetivos diversos como la relajación o la concentración o la cosmética, por citar algunos. 

No solo se trata de que su uso resulte placentero, sino de lograr un bienestar, ya sea físico o mental.

Los métodos de aplicación son tres. Por masaje sobre la piel, de manera oral (si bien en Oshadhi no lo ofrecen y en España debe mediar para ello un médico y/o un farmacéutico) y mediante el olfato. Un sentido, a juicio de Bouza, al que se le da "poca importancia".

 De la misma manera que, por ejemplo, vemos claro el papel de una luz adecuada, del silencio o una música relajante o de un masaje o caricia a la hora de relajarse, no sucede lo mismo con la importancia de un aroma. Y, sin embargo, explica Bouza, "es igualmente importante y hay ya mucha gente que incluye aromas y difusores en sus casas como una manera más de ayudar a combatir el estrés".

Además de los aceites esenciales, la línea de aromaterapia de Oshadhi ofrece los denominados hidrolatos, es decir, el agua resultado del destilado de las plantas que antes no se utilizaba pero ahora se ha revelado llena de propiedades. Se vende en forma de vaporizador, para usarse como bruma, tónico facial o ambientador.

En el amplio y coqueto local de San Pedro Nolasco hay también un rincón para tratamientos corporales y faciales.

Etiquetas
Comentarios