Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Un pederasta reincidente confiesa los abusos a una sobrina de 6 años en Zaragoza

La Audiencia lo condena a 7 años de prisión, que se sumarán a los 21 que le impuso otro tribunal por abusar de otras tres niñas de su familia.

El encausado declaró ante el tribunal custodiado por dos agentes.
El encausado declaró ante el tribunal custodiado por dos agentes.
Toni Galán

Víctor Manuel Madrid Sierra reconoció este martes ante la Sección Primera de la Audiencia de Zaragoza los tocamientos a los que sometió a una de sus sobrinas cuando la niña, que acaba de cumplir la mayoría de edad, tenía 6 años. El Ministerio Fiscal solicitaba para él una pena de diez años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales, pero el acuerdo al que llegó con el abogado de la defensa, Felipe Lafuente, a cambio de que se declarase culpable, permitió rebajarla hasta los siete años. La acusación particular, ejercida por la letrada María José Andrés, se adhirió a la petición en una vista en la que la víctima tuvo la entereza de testificar a unos metros de su agresor y sin hacer uso del biombo habitual en estos casos. El procesado pidió perdón a la joven y se parapetó en su «adicción al alcohol, la cocaína y las pastillas».

La pena que dictamine el tribunal se sumará a otra que el pederasta afrontará por delitos de la misma naturaleza que habrían tenido lugar en la provincia de Alicante, donde fue juzgado por abusar de otras dos sobrinas y de una cuñada, todas ellas menores de edad. Por estos hechos fue condenado a 21 años de cárcel, si bien esta sentencia está recurrida. El condenado declaró en la Audiencia de Zaragoza custodiado por dos agentes que lo trasladaron desde el centro penitenciario en el que se encuentra preso.

La coaccionó para no denunciar

Los hechos reconocidos ayer por Víctor Manuel ocurrieron en marzo de 2008, cuando llegó a España desde Colombia y se acomodó en el piso de Zaragoza en el que vivían su hermano, su esposa y la víctima, hija de ambos, nacida en diciembre de 2002. Durante el tiempo en el que convivió con ellos, un año, el acusado habría aprovechado hasta cuatro momentos en que los padres de la menor se ausentaron para abusar sexualmente de la niña.

En otra ocasión, encontrándose la menor en Alicante visitando a unos familiares, Víctor Manuel, que en ese momento también vivía en dicha localidad, la llevó a su domicilio y la obligó a desnudarse en su presencia.

La víctima mantuvo en secreto dichos actos hasta que cumplió los 17 años, ya que el acusado la coaccionó diciendo que no la creerían.

Etiquetas
Comentarios