Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La mancomunidad Ribera Izquierda del Ebro introduce mejoras en la recogida de residuos

La semana pasada se presentó un nuevo camión que reduce la contaminación acústica y la emisión de CO2. De cara al próximo ejercicio, está prevista la construcción de un punto limpio que dará servicio a los municipios de la zona. 

Recogida de residuos urbanos en varios municipios de Zaragoza.
Recogida de residuos urbanos en varios municipios de Zaragoza.
HA

La mancomunidad Ribera Izquierda del Ebro (MRIE), responsable de la recogida directa de residuos en los municipios de la zona, ha comenzado a introducir mejoras en el servicio para que sea más eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

La primera de ellas llegó hace tan solo unos días con la adquisición de un nuevo camión de recogida de residuos de última generación. El vehículo fue presentado la semana pasada en Alfajarín, en un acto al que acudieron miembros de Junta de la Mancomunidad Ribera Izquierda del Ebro, alcaldes, concejales y jefes de brigada.

El camión cuenta con iluminación LED, reduce considerablemente las emisiones de gases perjudiciales para la atmósfera y es más silencioso, por lo que también contribuye a disminuir la contaminación acústica. Es el primero de la flota en renovarse, pero no será el último. “Dará servicio a los siete municipios de la mancomunidad, que ahora tiene una flota de seis camiones y otros tantos vehículos complementarios a las recogidas, como son los equipos de hidrolimpieza”, señala Marta Ramón, técnica de medioambiente y responsable del servicio.

Pero el esfuerzo de la mancomunidad por mejorar la recogida de residuos urbanos en Alfajarín, La Puebla de Alfindén, Nuez de Ebro, Osera de Ebro, Pastriz, Villafranca de Ebro y Villamayor de Gállego no quedará allí. De hecho, para el próximo ejercicio está previsto adquirir un segundo equipo compactador y un camión caja o una pick-up.

Estas compras estarán acompañadas de otras actuaciones de más envergadura, como la construcción de una nave en La Puebla de Alfindén para que albergue todo el parque móvil de los servicios ambientales o la creación de un punto limpio que dé servicio a los pueblos de la zona. Aunque desde la mancomunidad todavía no han concretado plazos, aseguran que la intención es construir un lugar de referencia, tanto medioambiental como estéticamente, en el sector de la gestión de residuos.

Un servicio directo más eficiente

El servicio de recogida de residuos se inició en la mancomunidad en 1993. Desde entonces se ha ido adjudicando a distintas empresas privadas hasta que, hace un tiempo, pasó a manos públicas. Desde hace aproximadamente año y medio, la gestión del servicio de recogida de basura en las localidades que conforman la mancomunidad se realiza desde la propia institución con recursos propios. "Con ello se ha conseguido que el servicio sea más eficaz y más eficiente. Se presta sin ánimo de lucro y tiene evidentes ventajas económicas", comenta Ramón.

Esto ha permitido a los técnicos ir adaptando el servicio en función de las necesidades de sus vecinos de forma más rápida que si la gestión fuera privada. "Servicios tan esenciales como el de la recogida de basura, que es diario y va avanzando en materia de respeto al medio ambiente, no puede someterse a contratos tan estancos", apunta la técnica. Además, desde la mancomunidad dan prioridad a los recursos locales empleando a personal del entorno y contratando seguros o comprando combustible a empresas de la zona.

Para garantizar la calidad del servicio, la MRIE cuenta con una estructura de control y tramita todo tipo de quejas, reclamaciones e incidencias a través de una auxiliar y operario-vigilante. Además, de forma habitual, lanza a la ciudadanía campañas de concienciación y sensibilización ambiental.

La gestión directa del servicio supone a la MRIE un desembolso anual de más de 600.000 euros, que se cubren con la recaudación de las tasas y las aportaciones de los sistemas de gestión y operadores del reciclaje.

Etiquetas
Comentarios