Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

La Fiscalía eleva a tentativa de homicidio la brutal paliza en la calle Contamina

Aprecia la agravante de abuso de superioridad. La acusación particular, ejercida por la letrada Marina Ons, se adhiere a la petición, aunque pide un año más (10) que el Ministerio Público.

Los acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.
Los acusados, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial.
O. Duch

El Ministerio Público modificó este martes, en la segunda sesión del juicio por la paliza sufrida por un hombre en la calle Contamina de Zaragoza, su criterio respecto al delito del que acusa a los cuatro jóvenes que presuntamente patearon casi hasta la muerte a la víctima. La Fiscalía elevó a homicidio en grado de tentativa lo que en principio solo valoraba como un delito de lesiones, ya que aprecia una agravante de abuso de superioridad. Los cuatro acusados habrían golpeado en el tórax, la espalda y hasta en la cabeza a la víctima cuando esta se encontraba inconsciente después del primer puñetazo.

La acusación particular, ejercida por la letrada Marina Ons Vidal, se adhirió al nuevo criterio de la Fiscalía, aunque solicita hasta diez años de prisión por los nueve que pide el Ministerio Público. Finalmente, la acusación particular retiró el undécimo año que solicitaba en inicio, que se justificaba con un delito de odio. El abogado del Estado y el letrado de la Comunidad también sintonizan con la Fiscalía.

Secuelas

Los cuatro jóvenes, que durante los hechos sucedidos en 2017 se autodenominaron "los moros del Gancho", asistieron este martes en la Audiencia de Zaragoza al visionado de las imágenes de la refriega captadas por el hotel Río Arga, ubicado en la misma calle. También escucharon las declaraciones de cuatro de los agentes que acudieron tras la llamada del 091 de una de las testigos, así como de los doctores que intervinieron de urgencia a la víctima en el Miguel Servet, sus fisioterapeutas y el forense del IMLA.

Este último doctor dijo de la víctima que tenía suerte de estar viva debido al riesgo vital de las lesiones. También apreció que, pese a las secuelas, que no le permiten seguir en su trabajo anterior y le ha hecho perder movilidad en uno de los brazos, tiene suerte de poder caminar.

Etiquetas
Comentarios