Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Zaragoza redobla la lucha contra las ratas

El Ayuntamiento, que recibe 2.000 avisos vecinales al año por diferentes plagas, licita tres contratos por 820.000 euros para atajar el problema.

Un señal junto al río Huerva advierte de la prohibición de alimentar animales en la calle.
Un señal junto al río Huerva advierte de la prohibición de alimentar animales en la calle.
Oliver Duch

El Ayuntamiento de Zaragoza recibe cada año en torno a dos mil llamadas ciudadanas que alertan de la presencia de ratas, palomas o insectos en las calles de la ciudad. Este volumen de quejas ha desbordado al Instituto Municipal de Salud Pública, encargado de hacer frente a este tipo de plagas, por lo que el gobiernoPP-Cs ha decidido encomendar la gestión a tres empresas externas. Para ello, licitará contratos para los próximos tres años por valor de 820.000 euros.

El expediente se aprobará este viernes en sesión de gobierno y permitirá impulsar «un plan integral de desinsectación y desratización, algo que hasta ahora no había sido posible», indicó ayer la concejal de Servicios Públicos, Natalia Chueca. En este sentido, la edil criticó la «inacción» de anteriores corporaciones que, aseguró, ha impedido la correcta atención de las llamadas ciudadanas.

En lo que va de año, Salud Pública ha recibido 1.424 avisos por la presencia de ratas en las calles de la capital aragonesa, que se han traducido en 1.777 tratamientos de desratización y 354 de desinsectación. En cuanto a las llamadas por las molestias generadas por palomas, han sido 135. En este caso, el Consistorio ha retirado de la vía pública 1.877 ejemplares.

Además, los operarios municipales han actuado contra la mosca negra en el río Gállego y en el Ebro, con 11 muestreos y 6 tratamientos, y contra el mosquito tigre, con la colocación de 30 trampas. Y en lo referido a las chinches, a falta de mes y medio para acabar el año el Ayuntamiento ya ha emprendido 83 tratamientos, en este caso, tras requerimientos de los servicios sociales municipales.

Ahora el gobierno PP-Cs quiere darle un nuevo impulso a la lucha contra las plagas con actuaciones que seguirán siendo coordinadas por Salud Pública y que no solo serán correctivas, en atención a los avisos vecinales, sino también preventivas. Para ello se apostará por métodos ecológicos, según fuentes municipales, para eliminar progresivamente el uso de elementos químicos.

El contrato prevé, entre otras mejoras, el diagnóstico de la situación actual y la elaboración de un plan que contemplará tratamientos en parques, riberas y espacios públicos, así como la intervención en el alcantarillado para hacer frente a los roedores e insectos. Además, se hará un censo anual de palomas y se procederá a la captura y retirada de ejemplares de las calles.

Los roedores se niegan a desaparecer de las calles del Arrabal

Ya ha pasado «un año largo» desde que en el Arrabal aparecieron las ratas. Sus vecinos llevan demasiado tiempo conviviendo con estos roedores. Es difícil hacerlos desaparecer, porque sobre todo están asentados en varios solares vacíos que son de propiedad privada, aunque se pasean «a sus anchas» por todo el barrio. El presidente de la asociación vecinal, Rafael Tejedor, pide a las administraciones que intervengan cuanto antes para atajar el problema.

«Por encima de todo debe primar la salud pública, más todavía ahora con la covid», defiende Tejedor. Donde se suele detectar una mayor presencia de estos animales es, según cuenta, en el entorno de la plaza de San Gregorio y la avenida de Los Pirineos. «En esa zona hay muchos solares pequeños, creo que propiedad de la Sareb, que se quedaron abandonados durante la crisis económica y que están llenos de basura y malas hierbas», explica.

El Ayuntamiento, a través del Instituto Municipal de Salud Pública, ha intervenido en varias ocasiones en el barrio, pero por una cosa o por otra la plaga ha vuelto siempre a aparecer. El problema, según considera Tejedor, radica precisamente en los solares de propiedad privada, donde se ha actuado menos porque habría que hacerlo de forma subsidiaria. «La seguridad de los vecinos debe ser lo primero, por encima de quién sea el dueño», sentencia.

Etiquetas
Comentarios