Despliega el menú
Zaragoza

aragón

El Justicia reprocha al alcalde de Belchite que pregonara un posible caso de covid-19

El primer edil advirtió a los días de declararse el estado de alarma de un probable positivo en un comercio local que luego resultó negativo. El Justicia considera que se puede haber vulnerado la protección de datos personales.

Una de las calles de Belchite
Una de las calles de Belchite
Laura Uranga

El Justicia de Aragón, Ángel Dolado, ha reprochado al alcalde de Belchite, Carmelo Pérez, que pregonara por la megafonía municipal días después de declararse el estado de alarma por el coronavirus del posible caso de covid-19 de la dueña de un comercio local, que al final resultó ser negativo, para advertir a los vecinos que compraban en ese establecimiento. Dolado, en la resolución que ha emitido tras recibir una denuncia por esta actuación, reconoce que el primer edil actuó probablemente por un "posible exceso de celo" en cumplir con las obligaciones propias de su cargo. No obstante, considera que puede haber vulnerado el derecho a la protección de datos personales, además del daño causado a la perjudicada "tanto en su esfera personal como mercantil".

Por estos motivos, recomienda que a la hora de informar de datos sobre salud público, una situación ante la que se está viendo muchos representantes políticos durante esta pandemia, hay que hacerlo siempre en coordinación con los órganos competentes en materia de Salud Pública del Gobierno de Aragón. En todo caso, insiste en que hay que llevarla a cabo "con respeto, en la mayor medida posible, a la privacidad de los datos datos sanitarios de las personas".

Los hechos denunciados ante el Justicia de Aragón se remontan al 24 de marzo, día en el que la responsable del establecimiento tuvo un episodio de fiebre, lo cual achacó a problemas de salud previos, y se aisló en su domicilio de modo preventivo e informó a su centro de salud. Según el relato de los hechos que recoge la resolución del Justicia, al día siguiente su médica le informó que había solicitado que le hicieran la prueba de la covid-19, a pesar de que lo síntomas no eran compatibles con el virus, para tranquilizar a la población. Ese mismo día, recibió una llamada del alcalde para informarse del motivo por el que su negocio continuaba abierto, a lo que ella respondió que quien atendía era un empleado suyo que no presentaba síntoma alguno.

Según el relato de la persona que recurrió al Justicia, el alcalde le requirió el cierre del local. Finalmente, el 26 de marzo, a través de la megafonía municipal, se emitió por dos veces el bando en el que se comunicaba a los vecinos el posible contagio, haciendo referencia explícita al nombre del negocio, y aconsejando a quienes habían acudido al mismo que se aislaran en sus domicilios por prevención. Finalmente el 27 de marzo a esta persona se le realizó la prueba en su domicilio y al día siguiente se le comunicó el resultado negativo. No obstante, el informe del Justicia recoge que decidió mantener cerrado su negocio hasta el 5 de abril.

En su respuesta a los requerimientos del Justicia, el alcalde de Belchite explica que se enteró de "forma extraña" de que esta persona tal vez tuviera la covid-19 y que personalmente la llamó para poner a su disposición los medios municipales para ayudarla en lo posible como llevarle la comida. Asimismo asegura que tomó la determinación de comunicar al resto de vecinos lo que ocurría para que "extremaran las precauciones" con el apoyo del equipo de Gobierno del Ayuntamiento.

Etiquetas
Comentarios