Despliega el menú
Zaragoza

La pavimentación de la plaza del gran reloj solar de Zaragoza completa un proyecto que llevaba cerca de 12 años parado

Los trabajos, realizados durante este verano con un presupuesto de casi 150.000 euros, han sido ejecutados por el Servicio de Parques bajo la dirección del creador de la idea, el ingeniero Juan Antonio Ros

Tras casi doce años en los que el proyecto había quedado prácticamente paralizado, se ha completado la pavimentación de la plaza donde se ubica el gran reloj solar de Zaragoza, en el Parque de Oriente. Las obras, iniciadas a principios del verano por el servicio de Parques y Jardines, han sido el impulso definitivo para completar un proyecto que arrancó antes de la Expo de 2008 y que estaba frenado desde hacía años, pese a las reivindicaciones vecinales. 

El alcalde de Zaragoza,Jorge Azcón, junto a la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca,ha visitado esta nueva plaza, en la que se han invertido 147.533,63 euros, IVA incluido. La obra fue adjudicada a la empresa CEVIAM EPC, S.L., y ha sido dirigida por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Juan Antonio Ros, impulsor y creador original de este proyecto, y supervisados por el Servicio de Parques y Jardines. 

Los trabajos han abarcado una superficie de unos 2.000 metros cuadrados y han supuesto la pavimentación de la superficie que quedaba por completar alrededor del gran gnomon que se eleva en el Parque de Oriente. Parte del presupuesto se ha destinado, asimismo, a la infraestructura de saneamiento de aguas de lluvia de la plaza resultante y a mejorar las zonas ajardinadas más inmediatas. Asimismo, se ha conectado la iluminación del gnomon (que dispone de tres proyectores que iluminan la plaza) al alumbrado público.

La Osa Menor y una gran estrella cardinal

El pavimento de la plaza recrea ahora, visto desde la altura, una gran estrella cardinal que incluye (incrustada en acero inoxidable) una representación de la constelación de la Osa Menor en su proyección exacta. Como se recordará, la obra original (el gnomon y su dial horario) están operativos desde hace tiempo aunque las obras de urbanización de su entorno llevaban años paradas. El actual Gobierno de Zaragoza ha decidido dar este impulso definitivo al proyecto.

Récord Guinness

Este reloj de sol tiene el récord Guinness que le acredita como el más grande del mundo. Y está en tramitación la certificación de otro récord: el de ser el más puntual, con una desviación de unos pocos segundos (4 segundos) cuando, en general, es muy complicado bajar de un minuto de precisión. Un proyecto con 14 años de recorrido

La historia del reloj

La idea de crear el reloj solar más grande del mundo en Zaragoza empezó a ser valorada por el ingeniero de caminos Juan Antonio Ros en la segunda mitad de 2006, aunque en principio como algo particular. Dicha idea adquirió la categoría de proyecto en mayo de 2008, poco antes de la inauguración de la Expo, en cuya preparación Ros había participado activamente con labores como la dirección de las obras de la Noria de la Paz o el diseño del propio Reloj Solar de la Noria. El proyecto de este gran reloj de sol contó con el apoyo económico de Caja Rural de Aragon en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza. 

El espacio elegido para su ubicación está ubicado junto al extremo sur del Parque de Oriente de Zaragoza y en las cercanías Puerto Fluvial de Vadorrey. La preparación de la instalación del gnomon, en paralelo a su ejecución material en taller, arrancó con la creación de su cimentación que, para finales de octubre de 2009, ya estaba totalmente concluida. Entre los días 30 de octubre y el 3 de noviembre de ese año se procedió a su instalación, adecuándose la pieza in-situ en días sucesivos. Quedó pendiente la creación del dial horario en el suelo circundante y parte de la adecuación del entorno, fundamental para la función práctica del reloj, que ahora se está completando. El reloj solar gigante ubicado en el barrio de Vadorrey es el más grande del mundo con sus casi 31 metros de altura, posición de la que desbancó al reloj solar de Jaipur (India), creado hacia 1730 y de 27 metros de altura. En concreto, la altura del reloj zaragozano, que corresponde a su gnomon o mástil inclinado sobre el que incide la luz solar proyectando una gran sombra sobre el suelo que permite calcular la hora, es de 30,343 metros, una medida simbólica obtenida, según Ros, de la proporción de la distancia entre el reloj y el sol, de acuerdo con las divinas proporciones por las que se regían los clásicos. Precisamente, dicho tamaño tan enorme convierte a este reloj en una atracción y un punto de referencia para publicaciones especializadas y aficionados de todo el mundo. El elemento más destacado y fundamental de este reloj solar es su gran gnomon, realizado en acero corten oxidado, un mástil inclinado de 46 metros de longitud cuyo remate se ubica a los antes citados 30,343 metros de altura. Su anchura es de 1 metro, mientras que su profundidad es variable, reduciéndose conforme gana altura, lo que contribuye a aligerarlo visualmente al otorgarle un aspecto estilizado, acentuado gracias a su depurado y sobrio diseño. Puede llegar a proyectar una sombra de más de 500 metros de longitud, y la punta de dicha sombra puede moverse en ciertos días a una velocidad de 7 metros por minuto, lo que hace que su movimiento sea visible a simple vista.

Etiquetas
Comentarios