Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Los vecinos de San José proponen bautizar la plaza ‘sin nombre’

El colectivo vecinal del barrio ha elevado un escrito a la Junta de Distrito proponiendo que este espacio innominado se bautice como Plaza de la acequia de Ontonar.

La plaza sin nombre de San José.
La plaza sin nombre de San José.
L. R.

Entre las calles Mornes y Nuestra Señora del Agua, en el barrio de San José, una pequeña plaza permanece innominada a la espera de que, algún día, el callejero incluya su denominación. La ‘plaza sin nombre’, como la llaman algunos ciudadanos, está siendo uno de los espacios con más protagonismo de la decimoquinta edición del Festival Asalto y el colectivo vecinal no ha querido dejar pasar la oportunidad de bautizarla.

La Asociación Vecinal de San José ha elevado un escrito a la Junta Municipal proponiendo que este espacio, catalogado como zona verde en el Plan General de Ordenación Urbana, reciba el nombre de plaza de la acequia de Ontonar. Los miembros del colectivo han considerado que, a través de este gesto, se pondrá de relevancia la importancia de esta acequia para el desarrollo económico del barrio en los primeros inicios de su industrialización.

Y es que, San José Alto se caracteriza por sus desniveles y por ser el curso natural de algunos regueros. Concretamente, la acequia de Ontonar -también conocida como Ontanar o Entonar- proviene del Canal Imperial de Aragón y abastecía a la antigua fábrica textil de Pina. De acuerdo con el escrito de la asociación, el curso de la acequia cruzaba el camino de San José hasta la fábrica de cervezas La Zaragozana, pasaba por la calle de María Moliner y discurría hasta desembocar en la acequia de San José que bajaba por el Camino de las Torres.

Se trata de un reguero muy significativo para el barrio y, en concreto, para el movimiento vecinal. “Allí, en el año 77 se ahogó un crío, y la asociación vecinal reivindicó muy activamente que se cubriera para que no ocurrieran más accidentes”, explica Juan Carlos Crespo, responsable de la Comisión de Urbanismo, Medioambiente y Movilidad del colectivo. Su lucha dio sus frutos y a finales de la década de los 70 se cubrió casi por completo, aunque todavía hay un tramo que discurre al aire entre el colegio de María Auxiliadora y la calle Juan José Gárate.

La asociación esgrime en el comunicado que, a la hora de bautizar calles y espacios, la ordenanza municipal prioriza “nombres que por su significación merezcan ser perpetuados, principalmente los relacionados con la historia, cultura y topografía de la ciudad”. Por este motivo, los impulsores de la propuesta creen que podría prosperar. “Históricamente, desde la asociación ya hemos propuesto nombres para calles y plazas que no tenían nombre y algunos de ellos han salido adelante”, señala Crespo.

Es el caso de una calle que homenajeaba el golpe de estado del general Sanjurjo y que pasó a llamarse Desideria Giménez en honor a una joven republicana asesinada por los golpistas en el año 1936. “La plaza Uno de Mayo tampoco tenía nombre”, recuerda Crespo.

En este sentido, la presidenta de la Junta de Distrito de San José, Cristina García, ha comentado que la propuesta se ha lanzado y se estudiará. “Hemos dado traslado de la propuesta a la Vicealcaldía, de la que depende el callejero”, añade. No obstante, los vecinos tendrán que esperar a que la petición se evalúe. “Hasta que no se pronuncien y nos digan si es o no viable, no sabremos nada”, señala.

Una zona “algo degradada”

El estado de esta pequeña plaza con zonas ajardinadas, bancos y aparatos de gimnasia para mayores ha sido objeto de las críticas de la Asociación Vecinal de San José durante los últimos años. De acuerdo con el colectivo, es una zona “algo degradada” que muchos vecinos utilizan para pasear con sus perros.

En ella, según dicen, se acumula suciedad y excrementos de canes que algunos dueños incívicos optan por no recoger. “Hemos denunciado su estado en varias ocasiones, pero sigue estando igual, no ha habido diferencias”, lamenta Crespo.

Ahora, este espacio acoge una intervención artística colaborativa de Sawu Studio que forma parte del Festival Asalto y cuyo objetivo es dar a conocer este “rincón transitado del barrio pero poco valorado”.

Intervención de Asalto en la plaza sin nombre de San José.
Intervención de Asalto en la plaza sin nombre de San José.
L. R.

Tras haber realizado un sondeo abierto a la ciudadanía sobre el uso que se le da a esta plaza y su estado actual, los artistas detectaron que “había perdido el color y ya no era una zona de juego”. Por este motivo, tal y como explica Luis García desde el departamento de comunicación del festival, la estructura de colores busca recuperar el ‘corrillo’ como punto de reunión.

Por el momento, la instalación está vallada aunque durante las visitas guiadas se puede acceder a su interior para observarla. La idea es que se convierta en una instalación duradera, ya que los materiales con los que está realizada están tratados para ello, aunque los organizadores aún tienen que estudiar si esta innominada plaza será su emplazamiento definitivo.

Etiquetas
Comentarios