Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus en aragón

La demanda de ayudas de alimentación obliga al Ayuntamiento de Zaragoza a incrementar un 134% la partida

Elgobierno PP-Cs moverá 5,6 millones del presupuesto para hacer frente al aumento de solicitudes registrado durante la pandemia.

510 usuarios de la capital aragonesa siguen recibiendo el servicio de comida a domicilio
510 usuarios de la capital aragonesa siguen recibiendo el servicio de comida a domicilio
Ayto. Zaragoza

Las consecuencias económicas y sociales que está ocasionando la actual crisis sanitaria van a obligar al Ayuntamiento de Zaragoza a hacer un nuevo encaje de bolillos con el desfasado presupuesto municipal de 2020. La demanda de ayudas de urgencia para la alimentación que el Consistorio ofrece a las familias en apuros se han disparado un 86% este año, y más del 125% desde la declaración del estado de alarma. Como consecuencia, hace tiempo que la partida prevista de 4,2 millones de euros se agotó, por lo que el gobierno PP-Cs prepara una modificación de las cuentas con la que inyectar otros 5,6 millones con los que llegar a diciembre.

Según los datos facilitados por el Consistorio, las dificultades económicas que están sufriendo miles de zaragozanos a causa de la pandemia, fundamentalmente por la destrucción de empleo, se ha traducido en una avalancha de solicitudes de ayudas de urgencia. En concreto, se han incrementado notablemente las relativas a la alimentación. El resto, como las destinadas al pago del alquiler o de la luz, han bajado ya que en muchos casos su reclamación se ha suspendido temporalmente ante la crisis social.

Sin embargo, desde enero hasta el 15 de septiembre, las peticiones para comprar alimentos han pasado de 16.134 el año pasado a 30.132 este 2020. El importe, en consecuencia, también se ha disparado, y frente a los 3,4 millones gastados en 2019 a estas alturas, en la actualidad el coste para las arcas municipales ya supera los 6,5 millones.

De hecho, la previsión es que los gastos a final de año aumenten hasta los 9,8 millones de euros, lo que obligará a reforzar la partida con 5,6 millones. Será en la macromodificación presupuestaria que prepara la concejal de Hacienda, María Navarro, y que verá la luz próximamente. En las últimas semanas, la edil ha analizado con el resto de departamentos aquellas partidas que no podrán ser ejecutadas por la pandemia, de tal forma que pueda redistribuir los recursos hacia otras necesidades, en especial hacia los servicios asistenciales.

El concejal de Acción Social, Ángel Lorén, recuerda que, pese a que se agotó la partida hace meses y a que el Gobierno central no ha apoyado económicamente a los ayuntamientos, «todos los zaragozanos que lo han solicitado han obtenido su ayuda». De hecho, el edil destaca que «durante la pandemia se han multiplicado las solicitudes, y sin embargo, con menos personal, se ha logrado reducir el plazo de adjudicación».

En este sentido, Lorén defiende que la línea de atención telefónica que se puso en marcha para atender las necesidades sociales en la ciudad ante el cierre físico de los centros municipales fue «fundamental» para canalizar la crisis. «Hay que agradecer la labor de los trabajadores, han dado lo mejor de sí en una época muy complicada», concluye.

Más de 44.200 comidas dispensadas a domicilio a mayores

El cierre del servicio municipal de comedor para mayores por la pandemia de coronavirus obligó al Ayuntamiento de Zaragoza a buscar una alternativa para este colectivo de riesgo. Gracias a un convenio con la Fundación La Caridad, se comenzó a enviar las comidas al domicilio de las personas que lo solicitaran.

Desde entonces, se han dispensado más de 44.200 comidas y hubo momentos en los que se superaron los 1.600 usuarios. En la actualidad, según fuentes municipales, todavía reciben este servicio 510 mayores.

En este caso, el coste hasta la fecha asciende a 267.500 euros. La mayor parte, 180.000, ha sido sufragada gracias al programa solidario Vamos Zaragoza, una iniciativa que canalizó las donaciones ciudadanas. Queda por abonar, por tanto, 87.500 euros, que según la concejalía que dirige Paloma Espinosa, se podrá asumir con la partida para mayores de este 2020. En cualquier caso, la previsión es que, si no se reabren los comedores, el gasto a final de año para las arcas municipales ascienda a 179.715 €.

Etiquetas
Comentarios