Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Continúa la batalla contra las ratas en la margen izquierda

Vecinos y colectivos del Arrabal y el barrio Jesús han detectado un incremento de estos roedores en sus calles, aunque el consistorio ya está interviniendo para acabar con ellos.

rata, ratas
rata, ratas
Pixabay

La batalla contra las ratas en los barrios de Jesús y el Arrabal parece no tener fin. En las últimas semanas, los vecinos y colectivos de esta zona de la margen izquierda han vuelto a alertar de la presencia de roedores en sus calles. Técnicos del Instituto Municipal de Salud Pública ya están trabajando en la zona para tratar de eliminarlos.

No se trata de un problema nuevo, sino de algo que se repite frecuentemente. Su origen está, según las asociaciones de vecinos de estos barrios, en los solares vacíos y mal cuidados que hay en la zona.

Vecinos y colectivos del Arrabal y el barrio Jesús han detectado un incremento de estos roedores en sus calles, aunque el consistorio ya está interviniendo para acabar con ellos.

Tenemos mucho solar en malas condiciones. Es el sitio propicio para que habiten”, comenta Raúl Gascón, presidente de la Asociación de Vecinos del Barrio Jesús. En este vecindario, las ratas se concentran en el entorno de La Azucarera.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha confirmado la sospecha de los vecinos de que las ratas proceden de dos solares. Uno de ellos, según explican, es de propiedad municipal pero “ya ha dejado de ser un problema” porque se limpió recientemente. En el segundo, de titularidad privada, se comenzó a intervenir hace aproximadamente diez días. Se trata de una parcela ubicada en la calle Camino de Las Torrecillas en la que había unas edificaciones abandonadas -alguna incluso okupada- que han sido demolidas recientemente por Urbanismo.

El año pasado por estas mismas fechas el consistorio ya tuvo que intervenir activamente para poner solución a esta plaga. Según informan fuentes municipales, los técnicos del IMSP están acudiendo “casi a diario” a la zona para desratizarla a través del alcantarillado. A pesar de ello, los roedores continúan campando por el barrio y la asociación continúa recibiendo quejas de los vecinos al respecto.

Desde el Ayuntamiento recuerdan que “es probable” que hasta que no terminen los trabajos de limpieza de ese segundo solar se siga viendo alguna que otra rata, ya que es algo que ocurre de forma habitual cuando se inician este tipo de procedimientos.

“Habrá que esperar para ver si lo que han hecho sirve para que las ratas desaparezcan”, apunta el portavoz de la asociación del barrio Jesús, que confía en que las intervenciones de las últimas semanas tengan el efecto deseado.

Otro de los puntos del barrio en el que han observado ratas es una parcela de la calle Cosuenda que tiene una superficie de aproximadamente 12.000 metros cuadrados y allí es donde el colectivo cree que debería construirse un equipamiento deportivo. En el entorno del puente de Hierro, junto a la ribera, los vecinos también han visto ratas. Y encontrarse con ellas resulta bastante desagradable. “Son de un tamaño grande”, asegura Gascón.

En el Arrabal, los problemas se concentran en el entorno del aparcamiento del Macanaz, desde la plaza de San Gregorio hasta el puente de Santiago. Allí, la asociación de vecinos ha pedido la colaboración de los residentes para mapear las zonas más conflictivas. “Nosotros pedimos la colaboración a los vecinos, hacemos un listado concreto, se lo pasamos a la Junta Municipal del Rabal y ellos al Instituto Municipal de Salud Pública (IMPS) para que procedan a la desratización”, explica Rafael Tejedor, presidente de la entidad.

En cualquier caso, el Instituto Municipal de Salud Pública interviene a las pocas horas de recibir un aviso sobre plagas. De hecho, durante 2019, el IMSP realizó 2.082 tratamientos de desratización repartidos por prácticamente toda la ciudad, según recoge la memoria de control de plagas del año pasado.

Etiquetas
Comentarios