Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento volverá a tomar medidas contra las ratas del Huerva

El Instituto Municipal de Salud Pública actuó el pasado mes de diciembre pero volverá a intervenir para controlar a los roedores, ya que algunos vecinos advierten de su presencia en la vía pública e incluso en garajes.

Ratas en la zona del Huerva.
Algunos vecinos dejan recipientes con comida que atraen a las ratas.
Heraldo

Las ratas del Huerva han vuelto a hacer acto de presencia. Así lo han comunicado estos días algunos vecinos que viven en los alrededores de los antiguos viveros Sopesens, en pleno Distrito Universidad. El Instituto Municipal de Salud Pública (IMSP) del Ayuntamiento de Zaragoza recibió hace un par de días el aviso, y este mismo martes los técnicos se desplazaron hasta la zona para estudiarla y poner en marcha el tratamiento más adecuado para controlar a los roedores.

Los puntos más problemáticos se encuentran cerca de la clínica Quirón, entre el puente Blasco del Cacho y la calle de la Marina Española. “Tiempo atrás el problema eran los gatos. Los debieron esterilizar y ya están controlados, pero ha sido desaparecer ellos y aparecer las ratas”, explica un vecino que lleva más de tres décadas residiendo en la zona. Hace tan solo unos días, él mismo se encontró con una cuando bajaba al garaje. “Salen del cauce del río para buscar alimento, por lo que las vemos cruzar por la urbanización, entrar a los garajes y pasear por la puerta del Hospital”, señala.

El consistorio asegura que se va a aplicar un tratamiento en la zona y que también se va a limpiar, no obstante, apelan también a la responsabilidad ciudadana para poner fin a hábitos que atraen a las ratas y otras plagas. Además de no dejar basura en la calle, resulta fundamental no alimentar a la fauna urbana, ya que durante su visita, los operarios comprobaron que hay colocados recipientes con restos de comida.

En el cauce y las orillas del Huerva es habitual ver patos y gente que les da de comer. Sin embargo, se trata de una actividad prohibida por el artículo 37 la Ordenanza Municipal sobre la Protección, la Tenencia responsable y la Venta de Animales. Hacerlo, además de conllevar multas, puede acarrear problemas de salud pública como los que los vecinos de esta zona señalan.

Ratas en la zona del Huerva.
Hay personas que alimentan a patos y palomas, y eso atrae a los roedores
Heraldo

Para evitar esta práctica, el Ayuntamiento de Zaragoza instaló el pasado mes de febrero dos placas recordando que no se puede dar de comer a las palomas ni a otros animales tanto en la calle Marina Española como en el puente que hay sobre el río. Además, desde el consistorio recuerdan que las capacidad reproductiva de las ratas es “muy alta”, y que alimentar de manera descontrolada al resto de animales tampoco les beneficia.

Esta no es la primera vez los vecinos de esta zona de la ciudad denuncian la presencia de ratas. Hace tan solo unos meses, en diciembre, la Asociación de Vecinos Fernando el Católico solicitó a la Junta de Distrito Universidad una actuación para acabar con los roedores. Finalmente, el IMSP intervino y limpió la zona, aunque la ausencia de humanos durante el confinamiento ha podido ayudar a que las ratas transiten por la vía pública con más tranquilidad.

En esta ocasión, el colectivo asegura no haber recibido ningún aviso al respecto de estos animales, aunque se mantendrá al tanto para ver cómo evoluciona el tema. “Esta vez no teníamos constancia, pero estaremos vigilantes. Veremos cómo actúa el Ayuntamiento y si es necesario que se tomen más medidas”, señala Javier Pérez, presidente de la entidad.

Pérez reconoce que los carteles advirtiendo de la prohibición de alimentar animales han surtido efecto, aunque todavía hay quien hace caso omiso a la normativa. “Parece que la gente se va concienciando, aunque aún queda algún caso aislado”, comenta.

Con todo, desde la asociación insisten en que es necesario actuar en el espacio que dejaron los antiguos viveros Sopesens, desmantelados hace aproximadamente cuatro años. “Están en situación de abandono y creemos que a nivel de ratas es una zona problemática. Llevan mucho tiempo así”, concluye Pérez, que considera que mientras no se intervenga allí cualquier otra medida que se tome será “una solución parcial”.

Etiquetas
Comentarios